Mascaró


Alea jacta est

Crab no se responsabiliza por las opiniones vertidas en este blog, que a veces ni siquiera comparte.

No toda la información aquí publicada ha sido debidamente chequeada. Ley 23444.

La idea de este blog es crear un espacio amable y compartir recuerdos, puntos de vista o apreciaciones con gente amiga o en proceso de serlo. Por tal motivo queda prohibido el acceso de energúmenos, cuyos comments serán eliminados. Crab atenderá y contestará por línea directa (ver Perfil) a todos los que quieran insultarlo, amenazarlo, amedrentarlo, despreciarlo o menoscabarlo. Quienes busquen sus efímeros 15´ de fama aquí, no los encontrarán.

Los contenidos de esta página pueden afectar creencias tradicionalmente aceptadas respecto de cualquier institución, grupo o individuos, tales como el estado, el gobierno, la iglesia, el sindicalismo, las fuerzas armadas, la familia, el capitalismo, el imperialismo, las madres de Plaza de Mayo, la Asociación Argentina de Fútbol, el Ejército de Salvación, la Organización Scoutista Argentina, los homosexuales, los negros, los judíos y los chinos. El acceso a la misma por parte de menores de edad queda librado por lo tanto a la responsabilidad y vigilancia de los señores padres.

martes, julio 24, 2007

No todo es alegría en Río

Yo no podría “escribir los versos más tristes esta noche”, como Neruda, porque cuando estoy triste, no me salen cosas lindas.

Claro, lo ideal sería poder expresar de bella manera las cosas que uno siente, pero no está al alcance de Crab, que sólo escribe cosas jubilosas cuando está contento.
Aunque, por otro lado, no necesariamente uno debe hacer literatura con el dolor, ¿no?
Hay experiencias que nos marcan para toda la vida. Crab atesora alrededor de una docena. Conversaciones particularmente intensas con el ser amado, donde vamos descubriendo su insospechada riqueza interior; intercambios intelectuales o emocionales con amigos, donde de repente surgen identificaciones muy especiales; sabias conversaciones casuales sostenidas con desconocidos en un ómnibus, un tren o un avión. Son momentos, pero momentos conmovedores, dramáticos, humorísticos, de profundo goce estético, que quedan grabados por siempre en nuestra memoria.
Hoy, por las razones que daré, recuerdo uno en especial.
Un día, un profesor de estética, con quien teníamos siempre amables intercambios con temas relacionados con su materia: líneas, colores, los fenómenos de la creación, la musicalidad especial de un poema, porqué escribimos (me lo sigo preguntando) dio de repente a la conversación un sesgo inesperado. A propósito de cualquier cosa, el profesor comenzó a hablar de la muerte, y en especial de la muerte de un hijo. De qué manera esa muerte altera el curso natural de las cosas, ya que lo normal es que los hijos entierren a los padres, y cómo cuando ese orden natural se subvierte, uno siente que las cosas no son como deben ser, que se está alterando injustamente ese orden en el que uno espera que sucedan las cosas.
Toda la hora estuvo el profe hablando del tema, de manera pausada, reflexiva, profundamente dolida, pero con un poco de disimulada bronca frente a esa burla del destino.
Cuando se fue, lo saludamos con afecto, casi en silencio. Luego quedamos conmovidos comentando la clase, y todos llegamos a la indudable conclusión: al profesor -que nunca habló en forma personal- se le había muerto un hijo, y se rebelaba contra esa injusticia.
Como mi padre murió cuando yo tenía menos de cinco años, durante mucho tiempo mi preocupación fue vivir hasta que mis hijos sobrepasaran al menos esa edad, para que se acordaran más de su padre de lo que yo recordaba al mío.
Puntualmente, con todos mis hijos se fueron cumpliendo mis deseos. Y eso que asumí la empresa con distintas mujeres. El menor ya cumplió 18, y con toda seguridad me recordará bien.
Lo que no entra en los cálculos de nadie es considerar siquiera la posibilidad de que las cosas puedan ser al revés.
Y como no puedo ni siquiera pensarlo, te mando desde acá mis mejores deseos, Elisa.
Sé que ella, sostenida por una fe que yo no tengo y no sé de dónde sacó, también sabe que con la ayuda de todos: dioses, la ciencia, el ferviente deseo de todos quienes la quieren y, sobre todo, su firme poderosa e inquebrantable voluntad, saldremos adelante.

Etiquetas:

8 Comentarios:

A la/s 2:58 p. m., Blogger EmmaPeel dijo...

Juerza, Crab! no afloje que Elisa lo necesita al pie del cañon

 
A la/s 9:49 p. m., Anonymous Anónimo dijo...

ninguna hija
pensaría así
tampoco Elisa
un abrazo crab

Hipólita

 
A la/s 10:47 p. m., Anonymous cronistasentimental dijo...

las sabias emma e hip tienen razón, crab. te mando un abrazo fuerte.

 
A la/s 11:55 a. m., Anonymous ruibarbo dijo...

Crab, sabés que estoy luchando la misma que Elisa y llevo ya tres años.
Nadie morirá, quedaremos en tu recuerdo y tu amor que es lo que sostiene la memoria.
Mientras respiremos y tengamos deseos, viva la vida!!!

 
A la/s 11:59 a. m., Anonymous ruibarbo dijo...

Viste Crab como las mujeres están contigo? No es casual que las que te mandan fuerza y amor son ellas, los machos no se animan a tener y demostrar sentimientos y en especial frente a la enfermedad y la muerte.
Aguante Crab, todavía!!!!!
Aguante Elisa!

 
A la/s 1:21 p. m., Blogger Tatiana dijo...

Mmmm, que triste. Yo pienso igual que Hipólita: lo más probable es que sea usted el que piense así (y es un pensamiento lógico enun padre). Por otro lado (y no quiero sonar como Clarín) ahora el cancer y los tratamientos que hay son muy buenos. Hace poco una amiga mía (tiene 27 años) tuvo un linfoma. El tratamiento es desgastante y agotador, pero ahora perfecta (auqnue se tiene que hacer chequeos y todo eso)

Animos

 
A la/s 1:23 p. m., Blogger Tatiana dijo...

Che, se ve que quede un poco perturbada porque lo que escribi antes esta pesimamente redactado. Igual creo que la intención del mensaje se entiende.

 
A la/s 11:10 a. m., Blogger Crab dijo...

Gracias a todos quienes me hicieron llegar su apoyo y templaron mi corazón. Es lindo tener amigos.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal

Adoos