Mascaró


Alea jacta est

Crab no se responsabiliza por las opiniones vertidas en este blog, que a veces ni siquiera comparte.

No toda la información aquí publicada ha sido debidamente chequeada. Ley 23444.

La idea de este blog es crear un espacio amable y compartir recuerdos, puntos de vista o apreciaciones con gente amiga o en proceso de serlo. Por tal motivo queda prohibido el acceso de energúmenos, cuyos comments serán eliminados. Crab atenderá y contestará por línea directa (ver Perfil) a todos los que quieran insultarlo, amenazarlo, amedrentarlo, despreciarlo o menoscabarlo. Quienes busquen sus efímeros 15´ de fama aquí, no los encontrarán.

Los contenidos de esta página pueden afectar creencias tradicionalmente aceptadas respecto de cualquier institución, grupo o individuos, tales como el estado, el gobierno, la iglesia, el sindicalismo, las fuerzas armadas, la familia, el capitalismo, el imperialismo, las madres de Plaza de Mayo, la Asociación Argentina de Fútbol, el Ejército de Salvación, la Organización Scoutista Argentina, los homosexuales, los negros, los judíos y los chinos. El acceso a la misma por parte de menores de edad queda librado por lo tanto a la responsabilidad y vigilancia de los señores padres.

domingo, abril 01, 2007

Quosque tandem, Maradona, abutere patientia nostra?

Podríamos hacer nuestra la frase que Cicerón en sus famosas Catilinarias le dedica a Catilina, que siempre hinchaba las pelotas en el Senado con su Delenda est Cartago (hay que destruir a Cartago), y decírsela a Maradona: "¿Hasta cuándo, Maradona, abusarás de nuestra paciencia?"

Primero drogadicto, luego obeso, ahora borracho ¿qué viene después?
Es cierto que le debemos a Maradona una dudosa popularidad mundial.
Uno va a cualquier país y cuando dice que es argentino, le contestan: "Ah, argentino, ¡Maradona!".
Personalmente pienso que tenemos mejores y más valiosas razones para enorgullecernos que un buen jugador de fútbol: científicos, artistas, músicos, directores de teatro, la lista es larga y numerosa.
Que Maradona nos haya hecho famosos es un poco culpa de nuestra mediocridad, de los medios, y del negocio que se ha armado en torno de los espectáculos populares, especialmente los deportes: fútbol, tenis, boxeo, etc.
Le hablaba a una hija de cuánto me apenaba ese poco meritorio reconocimiento de una cuestionable gloria, y me dijo: "Ah, en cambio, yo en París le dije a una señora que era argentina, y me contestó «¿argentina?, ¡ah: Marta Argerich!»". Claro, una excepción, válida sobre todo en París.
Pero yo estaba en el único bar de un pueblo perdido a 40 kms. de Ouro Preto, Brasil, y en la mesa de al lado había dos paisanos mirándome con curiosidad, y al fin uno de ellos no pudo más y me preguntó de dónde era. Y obtuve la clásica: "Ah, argentino, ¡Maradona!".
Pero realmente, a pesar de esa dudosa popularidad, de la que todo el mundo saca tajada, pienso que lo mejor que se podría hacer con Maradona es ocuparnos menos de él.
Por nuestra salud mental, y por la suya, sobre todo.

Etiquetas:

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal

Adoos