Mascaró


Alea jacta est

Crab no se responsabiliza por las opiniones vertidas en este blog, que a veces ni siquiera comparte.

No toda la información aquí publicada ha sido debidamente chequeada. Ley 23444.

La idea de este blog es crear un espacio amable y compartir recuerdos, puntos de vista o apreciaciones con gente amiga o en proceso de serlo. Por tal motivo queda prohibido el acceso de energúmenos, cuyos comments serán eliminados. Crab atenderá y contestará por línea directa (ver Perfil) a todos los que quieran insultarlo, amenazarlo, amedrentarlo, despreciarlo o menoscabarlo. Quienes busquen sus efímeros 15´ de fama aquí, no los encontrarán.

Los contenidos de esta página pueden afectar creencias tradicionalmente aceptadas respecto de cualquier institución, grupo o individuos, tales como el estado, el gobierno, la iglesia, el sindicalismo, las fuerzas armadas, la familia, el capitalismo, el imperialismo, las madres de Plaza de Mayo, la Asociación Argentina de Fútbol, el Ejército de Salvación, la Organización Scoutista Argentina, los homosexuales, los negros, los judíos y los chinos. El acceso a la misma por parte de menores de edad queda librado por lo tanto a la responsabilidad y vigilancia de los señores padres.

miércoles, octubre 08, 2008

Renovación del acuerdo

Telecentro tiene (tenía) un sistema perverso. El acuerdo.
¿En qué consistía? Bueno, ellos nos enganchaban con cable e Interent por una tarifa, que duraba tres o seis meses. Nunca se sabía lo que pasaría vencidos esos seis meses.
Cuando vencían, le decían que tenía que pagar el doble. Ante el lógico despelote que uno armaba, nos hacían un "acuerdo" por cuatro meses, a una tarifa intermedia (es decir, ni el doble, ni lo que pagaba antes, o sea, un 50% del aumento).
Claro, ante ese "acuerdo" uno se iba muy satisfecho. Pero, ojo, recordar: duraba sólo cuatro meses. Si uno se olvidaba, volvían a facturarle con el 100%. Uno iba, protestaba, le recordaban que el acuerdo era por cuatro meses y que si uno se olvidaba era su culpa, y se lo volvían a renovar. Y así seguía la historia. Ahora, eso sí, la facturación con el 100% que ya le habían hecho ni dios se la quitaba de encima.
Pensé que era tan sólo una avivadita para medrar con los desmemoriados. "Cada cuatro meses tenés que venir al pie. Si no venís y te olvidaste, te jodés: por un mes te cobro un 50% más". Pero no: este mes decidieron terminar con todos los acuerdos, y la tarifa se fue de 104.- a 145.-, 40% de aumento.
Es que nosotros somos lo que se dice en economía un mercado cautivo. Forzosamente usaremos Internet, con una empresa o con otra. Y como todas cobran lo mismo...
Ahora bien, yo pregunto: ¿y si todos decidiéramos dejar Internet por siquiera un par de meses, y nos arregláramos (mal, ya sé, pero algún sacrificio hay que hacer si uno quiere dar una lección) con una hora o dos diarias en un locutorio? Yo conozco gente que lo hace.
No me digan que a los proveedores de Internet no se les movería un poco el piso si nos fuéramos todos un par de meses. Espero sus valiosas opiniones.
Si no, esto es como el tema del tiempo: todos hablan de él, pero nadie hace nada al respecto.

2 Comentarios:

A la/s 4:17 p. m., Anonymous Anónimo dijo...

Lamentablemente internet es un mal necesario. Siempre que se contrata un servicio debe tenerse en cuenta: si se trata de una promoción, si hay plazo de permanencia en el mismo, y cual es el valor final pasado el período publicitado. De cualquier modo siempre podrán tomarnos desprevenidos.
Otra cosa, el e-mail ruso...carece de importancia. (Es tan solo una publicidad de un fabricante de materiales de construcción, decoración y demás para hacer más bello el hogar).

 
A la/s 9:36 a. m., Blogger Mascaró dijo...

Coincido, pero sigue dándome bronca que me tengan agarrado de las pelotas.
Gracias en cuanto al e-m ruso, pero ¿en serio piensan los rusos venderme algún mueble?

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal

Adoos