Mascaró


Alea jacta est

Crab no se responsabiliza por las opiniones vertidas en este blog, que a veces ni siquiera comparte.

No toda la información aquí publicada ha sido debidamente chequeada. Ley 23444.

La idea de este blog es crear un espacio amable y compartir recuerdos, puntos de vista o apreciaciones con gente amiga o en proceso de serlo. Por tal motivo queda prohibido el acceso de energúmenos, cuyos comments serán eliminados. Crab atenderá y contestará por línea directa (ver Perfil) a todos los que quieran insultarlo, amenazarlo, amedrentarlo, despreciarlo o menoscabarlo. Quienes busquen sus efímeros 15´ de fama aquí, no los encontrarán.

Los contenidos de esta página pueden afectar creencias tradicionalmente aceptadas respecto de cualquier institución, grupo o individuos, tales como el estado, el gobierno, la iglesia, el sindicalismo, las fuerzas armadas, la familia, el capitalismo, el imperialismo, las madres de Plaza de Mayo, la Asociación Argentina de Fútbol, el Ejército de Salvación, la Organización Scoutista Argentina, los homosexuales, los negros, los judíos y los chinos. El acceso a la misma por parte de menores de edad queda librado por lo tanto a la responsabilidad y vigilancia de los señores padres.

miércoles, octubre 01, 2008

La difícil sobrevivencia

¿Como hicimos para sobrevivir los que crecimos en los '70 y los '80?
No teníamos cinturones de seguridad, ni airbags.
Andar en bicicleta era una bocanada de aire puro... No había cascos, ni rodilleras, ni coderas. Ni tantos platos y piñones que usamos. Y no teníamos miedo cuando los frenos fallaban en una bajada.
Cuando teníamos sed tomábamos agua de la canilla. El agua embotellada era un misterio.
Mostrábamos lo listos que éramos trepándonos a un árbol y saltando desde arriba. Era divertido.
Podíamos estar fuera jugando durante horas, siempre y cuando volviéramos por la noche, a tiempo para la cena.
Caminábamos hasta el colegio, o a veces incluso íbamos en bicicleta.
No teníamos celulares, pero siempre lográbamos encontrarnos con los amigos.
¿Cómo? Nadie sabe.
Nos rompíamos los dientes, nos fracturábamos brazos y piernas, volvíamos con lastimaduras, cicatrices y narices sangrantes. Nadie se quejaba, y nos divertíamos mucho, no era culpa de nadie, sino nuestra.
Comíamos todo lo que veíamos: tortas, pan, chocolate, helados, bebidas dulces azucaradas, sin embargo permanecíamos siempre sanos vagabundeando.
Y si alguien encontraba una botella de coca de un litro todos tomábamos del pico. Y adivinen: nadie se pescaba ningún germen.
No teníamos Play Stations, MP3, Nintendos, I-Pods, Videogames, 99 canales de cable, DVD's, Home Cinema, Celulares, Computadoras, Laptops, Chat-rooms, Internet, etc... 
Pero teníamos verdaderos amigos
Cuando buscábamos a nuestros amigos para salir a jugar, no tocábamos el timbre, dábamos la vuelta y entrábamos por atrás.
Nos encantaba perdernos por el gran despiadado mundo... sin guardaespaldas.
Jugábamos con palos y piedras, a indios y cowboys, al fútbol, a las escondidas, una y otra vez.
Cuando fracasábamos en los examen nos daban una segunda oportunidad repitiendo el grado, sin visitar psiquiatras, psicólogos o counselors…
Así eran esos tiempos.
Teníamos libertad, éxitos, desilusiones y responsabilidades...
Pero por sobre todo, aprendíamos a respetar a los demás.
¿Usted fue de esa generación?
En tal caso, trasmita este mensaje a sus amigos de ese tiempo. Quizás les ayude a olvidar todas las tensiones que nos rodean por estos días... y por un instante ponga una sonrisa en sus caras cuando recuerden cómo era la vida realmente en los viejos buenos tiempos.

2 Comentarios:

A la/s 7:50 p. m., Blogger CANCEROLAZO dijo...

es una tentación la romantificación del pasado, pero si no fuera por la medicina del hoy ¿estarías kicking and boxing con todo el Suter trucho en tu hígado?

 
A la/s 12:04 a. m., Blogger Mascaró dijo...

Prometiste que nos emborracharíamos juntos y no cumpliste.
Te estoy esperando.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal

Adoos