Mascaró


Alea jacta est

Crab no se responsabiliza por las opiniones vertidas en este blog, que a veces ni siquiera comparte.

No toda la información aquí publicada ha sido debidamente chequeada. Ley 23444.

La idea de este blog es crear un espacio amable y compartir recuerdos, puntos de vista o apreciaciones con gente amiga o en proceso de serlo. Por tal motivo queda prohibido el acceso de energúmenos, cuyos comments serán eliminados. Crab atenderá y contestará por línea directa (ver Perfil) a todos los que quieran insultarlo, amenazarlo, amedrentarlo, despreciarlo o menoscabarlo. Quienes busquen sus efímeros 15´ de fama aquí, no los encontrarán.

Los contenidos de esta página pueden afectar creencias tradicionalmente aceptadas respecto de cualquier institución, grupo o individuos, tales como el estado, el gobierno, la iglesia, el sindicalismo, las fuerzas armadas, la familia, el capitalismo, el imperialismo, las madres de Plaza de Mayo, la Asociación Argentina de Fútbol, el Ejército de Salvación, la Organización Scoutista Argentina, los homosexuales, los negros, los judíos y los chinos. El acceso a la misma por parte de menores de edad queda librado por lo tanto a la responsabilidad y vigilancia de los señores padres.

domingo, marzo 23, 2008

Niteroi





Si cerramos el índice y el pulgar de la mano izquierda formando una O, pero sin unir los dedos, tenemos una idea de lo que es la Bahía de Guanabara. El extremo del índice es Niteroi, la punta del pulgar, el Pan de Azúcar, ahí nomás uno frente al otro. Si trazamos el diámetro imaginario de ese círculo, ese sería el famoso Puente de Niteroi, de ¡12 kilómetros! ¡Atravesaría Buenos Aires de punta a punta!
Uno podría preguntarse, mirando todo en un mapa, porqué no lo hicieron a un costado del Pan de Azúcar, que sería alrededor de 1 km., pero Crab supone que sus razones habrán tenido.
Desde Niteroi para el norte, se parte hacia Cabo Frío y Buzios, que quedan a unos 100-120 kms.
Niteroi es una ciudad como cualquier otra. Los cariocas dicen que su principal atractivo es la hermosa vista de Río de Janeiro que tienen.
Pero también tiene otros: sus playas, tanto dentro (las que vemos en las fotos, donde pescadores intentan pescar peces que nunca comería) como fuera de la bahía, estas últimas a mar abierto y mucho más bravías.
Y, por supuesto, el Museo de Arte Contemporáneo, una de las tantas obras de Neimeyer que engalanan todo Brasil. Tiene la característica de una vista de 360 grados, desde donde se ve tanto Río como Niteroi y sus playas (una de las fotos está tomada precisamente desde el museo).
En una pequeña playa a un lado del Museo, alquilan esos parapentes que también vemos. Algunos no tan expertos, se las ven en figurillas cuando el viento viene desde el mar y los lleva contra los edificios, como podemos apreciar.

Etiquetas:

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal

Adoos