Mascaró


Alea jacta est

Crab no se responsabiliza por las opiniones vertidas en este blog, que a veces ni siquiera comparte.

No toda la información aquí publicada ha sido debidamente chequeada. Ley 23444.

La idea de este blog es crear un espacio amable y compartir recuerdos, puntos de vista o apreciaciones con gente amiga o en proceso de serlo. Por tal motivo queda prohibido el acceso de energúmenos, cuyos comments serán eliminados. Crab atenderá y contestará por línea directa (ver Perfil) a todos los que quieran insultarlo, amenazarlo, amedrentarlo, despreciarlo o menoscabarlo. Quienes busquen sus efímeros 15´ de fama aquí, no los encontrarán.

Los contenidos de esta página pueden afectar creencias tradicionalmente aceptadas respecto de cualquier institución, grupo o individuos, tales como el estado, el gobierno, la iglesia, el sindicalismo, las fuerzas armadas, la familia, el capitalismo, el imperialismo, las madres de Plaza de Mayo, la Asociación Argentina de Fútbol, el Ejército de Salvación, la Organización Scoutista Argentina, los homosexuales, los negros, los judíos y los chinos. El acceso a la misma por parte de menores de edad queda librado por lo tanto a la responsabilidad y vigilancia de los señores padres.

lunes, marzo 03, 2008

El tema de la semana

Dos famosos conjuntos de los '70, en los que había muchas más cosas además del rock.
Los Swingle Singers, que jazzeaban Bach, y el Modern Jazz Quartet.
El piano percutido de John Lewis, con sus agudos en el punto extremo del teclado, donde pareciera que ya no es la cuerda la golpeada, sino la madera sobre la que se asienta; con esas notas plenas, que quedan flojando en el aire, entrelazándose en amigable disputa acerca de quién lleva la voz cantante con el vibráfono de Milton Jakson, con sus notas sostenidas a lo largo del compás, sobre las que intercala Lewis sus pautados comentarios.
Y siempre presente el swing: esa nota que queda suspendida y que parece escapar del compás, cortada secamente por la irrupción de la nota siguiente, que corre presurosa a ocupar su lugar...
Ejemplo de buen gusto, elegancia y musicalidad, tanto en los solos como en el acompañamiento a los cantantes, donde cada uno ocupa su lugar, y ninguno pretende prevalecer.
Y no olvidemos que detrás de todo, está Bach.

Sólo les pido. No, les ruego, que lo escuchen.

Etiquetas:

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal

Adoos