Mascaró


Alea jacta est

Crab no se responsabiliza por las opiniones vertidas en este blog, que a veces ni siquiera comparte.

No toda la información aquí publicada ha sido debidamente chequeada. Ley 23444.

La idea de este blog es crear un espacio amable y compartir recuerdos, puntos de vista o apreciaciones con gente amiga o en proceso de serlo. Por tal motivo queda prohibido el acceso de energúmenos, cuyos comments serán eliminados. Crab atenderá y contestará por línea directa (ver Perfil) a todos los que quieran insultarlo, amenazarlo, amedrentarlo, despreciarlo o menoscabarlo. Quienes busquen sus efímeros 15´ de fama aquí, no los encontrarán.

Los contenidos de esta página pueden afectar creencias tradicionalmente aceptadas respecto de cualquier institución, grupo o individuos, tales como el estado, el gobierno, la iglesia, el sindicalismo, las fuerzas armadas, la familia, el capitalismo, el imperialismo, las madres de Plaza de Mayo, la Asociación Argentina de Fútbol, el Ejército de Salvación, la Organización Scoutista Argentina, los homosexuales, los negros, los judíos y los chinos. El acceso a la misma por parte de menores de edad queda librado por lo tanto a la responsabilidad y vigilancia de los señores padres.

viernes, febrero 22, 2008

Los fines de semana de Crab


Las ramitas (se pueden observar las puntas, secándose apuradas)

Un día a Crab le sobraba algo de guita y, a instancias de su entonces mujer, decidió comprar un terreno para hacer alguna vez una casa de fin de semana.
Eligió un barrio llamado Parque Leloir, a un costado de Castelar, donde iba de chico en bicicleta.
El terreno estaba pelado, y por eso lo pudo comprar. Los terrenos en esa zona se cotizan por la arboleda que tienen. Y ese no tenía ni un árbol.
Crab, con tiempo y paciencia, fue plantando cada uno. Ése es su orgullo. Cada árbol.

La araucaria de Crab

Como hacía su abuelo, a los noventa años, mientras Crab lo miraba y pensaba en la "abeja, haces la miel, no para ti, sino para los otros", de Hesíodo (Los trabajos y los días).
Poco tiempo después, los préstamos para edificar se hicieron accesibles y Crab se hizo su casa.
Los árboles todavía eran pequeños, pero iban creciendo...
Con los años, hubo que empezar a podarlos. Otro tanto con los cercos de grateuse, que dan esos frutitos de varios colores que tan lindos son. Pero que tienen unas espinas que se te clavan como puñales y que hay que mantener a raya, porque crecen, crecen...
Uno de los grandes orgullos es la araucaria. Crab, viejo frecuentador del Delta, siempre las admiró en lo de su amigo Haroldo, y decidió tener una en su casa.
Crecen diez milímetros por año, dijo un día un amigo que vivía en Zapala, y conocía de maderas y árboles. Fue así. Los primeros años... Después, el crecimiento se hizo exponencial.
Hoy Crab se rindió. Ya casi no poda. Deja que crezcan, y cada tanto, cuando se convierten en un peligro, llama a alguien con su motosierra a que les dé una lección de humildad.
Pero hay algo que no se puede evitar: a la araucaria se le secan las ¿ramitas? que tiene y se caen en el suelo, sobre todas las demás plantas, sobre todo el terreno, y se convierten en una obsesión de Crab, que debe ir todos los fines de semana, ponerse unos gruesos guantes, y juntarlas una por una, en una tarea monótona, interminable (¿de dónde sale tanta energía en forma de ramitas secas?) e inútil, porque la semana que viene todo estará como entonces.
Me hace recordar a Simone de Beauvoir, en el Segundo Sexo, cuando habla de las tareas de las mujeres en el hogar: limpiando esas motas de polvo que mañana volverán a estar, lavando esos platos que mañana se volverán a ensuciar.
Amigos, sólo puedo dejarles este legado espiritual:
1) No compren casa de fin de semana: se llenará de amigos que vienen sólo a la pileta, pero que no ayudarán a recoger ni una ramita de araucaria.
2) Si la compran, no planten una sola araucaria. Y si hay ya una plantada, denle con el hacha sin piedad.

Etiquetas:

3 Comentarios:

A la/s 10:07 a. m., Anonymous Luna dijo...

Hola Crab, me encantó tu araucaria desprejuiciada que tanto trabajo te da! jajajaja
Sinceramente creo que debe ser hermoso tener un refugio para el finde lleno al árboles y verdes aunque te hagan putear un poco!
Felicitaciones!
Luna

 
A la/s 11:36 a. m., Anonymous ruibarbo dijo...

Yo tambi� tuve una araucaria. Se hizo inmensa y levantaba la vereda de la pileta. Cuando me divorci� y dej� entre otras cosas mi
casa, mi ex lo primero que hizo fue arrancarla. Peque�as venganzas que no me importan. La libertad es m�s que una araucaria. Que tal si dej�s que se amontonen en el parque esas ramitas secas? Animo Crab, S�sifo y las mujeres saben lo que es la repetici�n uno y otro d�a hasta la muerte , de la misma in�til tarea. Lograste sacarme del ostracismo.Beso.

 
A la/s 12:15 p. m., Blogger Crab dijo...

Ambas dos, como decía un redundante (chiste con el que nos acosaba diariamente nuestro profe de castellano de 1er año):
Los árboles (sobre todo cuando uno los plantó) son como los hijos.
Uno los ama a pesar de sus defectos.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal

Adoos