Mascaró


Alea jacta est

Crab no se responsabiliza por las opiniones vertidas en este blog, que a veces ni siquiera comparte.

No toda la información aquí publicada ha sido debidamente chequeada. Ley 23444.

La idea de este blog es crear un espacio amable y compartir recuerdos, puntos de vista o apreciaciones con gente amiga o en proceso de serlo. Por tal motivo queda prohibido el acceso de energúmenos, cuyos comments serán eliminados. Crab atenderá y contestará por línea directa (ver Perfil) a todos los que quieran insultarlo, amenazarlo, amedrentarlo, despreciarlo o menoscabarlo. Quienes busquen sus efímeros 15´ de fama aquí, no los encontrarán.

Los contenidos de esta página pueden afectar creencias tradicionalmente aceptadas respecto de cualquier institución, grupo o individuos, tales como el estado, el gobierno, la iglesia, el sindicalismo, las fuerzas armadas, la familia, el capitalismo, el imperialismo, las madres de Plaza de Mayo, la Asociación Argentina de Fútbol, el Ejército de Salvación, la Organización Scoutista Argentina, los homosexuales, los negros, los judíos y los chinos. El acceso a la misma por parte de menores de edad queda librado por lo tanto a la responsabilidad y vigilancia de los señores padres.

sábado, marzo 22, 2008

Paquetá




En el medio de la Bahía de Guanabara hay una isla, Paquetá, con características muy especiales.
Es una isla que tiene sólo un par de camiones para la municipalidad (recolección de basura y otras tareas), bomberos (tareas obvias) y un par de jeeps para la policía. Como ninguno de todos estos laburan demasiado, es raro ver un vehículo. Así que el medio de locomoción es la bicicleta y, lógicamente, caminar.
La edificación es despareja: hay casas residenciales de cierta imponencia, y otras un poco más modestas, pero todas de buena arquitectura, lo que constituye un conjunto armonioso.
La isla es pequeña (Pitanguy tiene muy cerca una casi del mismo tamaño): unos tres kilómetros de extensión y un ancho que oscila entre trescientos y mil metros. Lógicamente es de forma irregular.
La mayoría de la gente trabaja en Río. De mañana temprano se los puede ver salir con sus trajes y portafolios, y regresar después de las 18. El viaje, que se hace en unas barcazas que tardan una hora, pero que nos dejan exactamente en el centro de Río, equivalente a nuestra City, es de una hora, pero eso sí: el horario se cumple rigurosamente.
Últimamente le han brotado inesperadamente a Paquetá tres favelas. Todo el mundo está furioso, pero ya están, y llegaron para quedarse. A Paquetá le hace falta un Macri (esto es un chiste: Paquetá depende de la Municipalidad de Río que, sabemos, no le interesa desalojar favelas).

Etiquetas:

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal

Adoos