Mascaró


Alea jacta est

Crab no se responsabiliza por las opiniones vertidas en este blog, que a veces ni siquiera comparte.

No toda la información aquí publicada ha sido debidamente chequeada. Ley 23444.

La idea de este blog es crear un espacio amable y compartir recuerdos, puntos de vista o apreciaciones con gente amiga o en proceso de serlo. Por tal motivo queda prohibido el acceso de energúmenos, cuyos comments serán eliminados. Crab atenderá y contestará por línea directa (ver Perfil) a todos los que quieran insultarlo, amenazarlo, amedrentarlo, despreciarlo o menoscabarlo. Quienes busquen sus efímeros 15´ de fama aquí, no los encontrarán.

Los contenidos de esta página pueden afectar creencias tradicionalmente aceptadas respecto de cualquier institución, grupo o individuos, tales como el estado, el gobierno, la iglesia, el sindicalismo, las fuerzas armadas, la familia, el capitalismo, el imperialismo, las madres de Plaza de Mayo, la Asociación Argentina de Fútbol, el Ejército de Salvación, la Organización Scoutista Argentina, los homosexuales, los negros, los judíos y los chinos. El acceso a la misma por parte de menores de edad queda librado por lo tanto a la responsabilidad y vigilancia de los señores padres.

martes, marzo 13, 2007

El suicidio y otras incorrecciones

CRAB ACLARA: Ante la ola de fervorosa adhesión despertada en mis amigos y lectores respecto de mi proyecto de suicidio anunciado en el post Himno a Julia, que me han hecho llegar sus manifestaciones de entusiasmo y aprobación, con expresiones como: "¡tenés todo mi apoyo!" "¡bárbaro!", "¿cómo no se te había ocurrido antes?", "¡me parece una idea genial!", "¡metele nomás!" y otras de similar calibre, agradezco las voces de aliento y estímulo recibidas, pero me veo en la obligación de aclarar que sólo se trataba de un proyecto en carpeta, de modo que debo pedirles moderen su entusiasmo. Con el tiempo lo reconsideraremos. No hay porqué ser tan literales, tampoco.
Piensen un poco, ¿qué sería si a todos los políticos se les reclamase el cumplimiento de sus promesas preelectorales? ¿a todos los abogados que nos aseguran ganaremos el pleito? ¿a todos los médicos que nos dicen que es una operación sin importancia, y luego que ocurrió un imprevisto? ¿A todos los dirigentes gremiales que prometen un ajuste salarial? ¿A todos los curas que nos prometen el paraíso? ¿A todos los musulmanes que nos prometen las 21 huríes vírgenes, y después uno va...¡y nada!? ¿o a Bush, que nos asegura que dejará Irak con la paz asegurada?
Frente a todo esto, convendrán, lo de mi suicidio es de poca monta. Pero a no desesperar, tampoco. ¿Quién dice?

Etiquetas:

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal

Adoos