Mascaró


Alea jacta est

Crab no se responsabiliza por las opiniones vertidas en este blog, que a veces ni siquiera comparte.

No toda la información aquí publicada ha sido debidamente chequeada. Ley 23444.

La idea de este blog es crear un espacio amable y compartir recuerdos, puntos de vista o apreciaciones con gente amiga o en proceso de serlo. Por tal motivo queda prohibido el acceso de energúmenos, cuyos comments serán eliminados. Crab atenderá y contestará por línea directa (ver Perfil) a todos los que quieran insultarlo, amenazarlo, amedrentarlo, despreciarlo o menoscabarlo. Quienes busquen sus efímeros 15´ de fama aquí, no los encontrarán.

Los contenidos de esta página pueden afectar creencias tradicionalmente aceptadas respecto de cualquier institución, grupo o individuos, tales como el estado, el gobierno, la iglesia, el sindicalismo, las fuerzas armadas, la familia, el capitalismo, el imperialismo, las madres de Plaza de Mayo, la Asociación Argentina de Fútbol, el Ejército de Salvación, la Organización Scoutista Argentina, los homosexuales, los negros, los judíos y los chinos. El acceso a la misma por parte de menores de edad queda librado por lo tanto a la responsabilidad y vigilancia de los señores padres.

viernes, febrero 26, 2010

Jazz en Sigüenza

Sí, Crab también se asombró. Y lo primero que pensó fue: "¿qué diría Gabriel Miró, si viviera?

Para mí Sigüenza es un nombre que tiene tantas resonancias. Recuerdo, hace muchos años, haber pasado raudo por una autopista rumbo a Perpignan, y al pasar haber leído, fugazmente, sin tiempo para detenerse y considerar la posibilidad: "Sigüenza, 47 kmts."
¡Por Dios (o quien sea), entonces existía!
Para mí, hasta ahí, Sigüenza (si hasta su sugerente nombre nos confunde) era sólo un producto de la fantasía de Miró, en la que transcurrían tantas historias extrañas. que uno ni sospecha en un pueblo perdido en la campaña española, con sus senderos polvorientos, sus humildes casas que van desfilando a los ojos del caminante, hasta llegar a su núcleo, la plaza con su característica iglesia, su municipalidad (o como se llame en España), su farmacia, el café del pueblo, y todo lo demás que él nos contaba con su prosa prodigiosa.
Pero se ve que Sigüenza cambió después. Tanto, que hasta tiene su festival de jazz.
Y resulta que era un festival de jazz moderno, y en él se presentó un saxofonista alemán (y esto sí que es digno de Miró), que comenzó a tocar su solo. Entonces un espectador se levantó enardecido y a los gritos, proclamando que eso no era jazz. Inmediatamente se dirigió a la comisaría del pueblo, y presentó una denuncia, diciendo que había sido estafado, que lo que tocaba el músico no era jazz moderno, sino free. Para asentar la denuncia, el comisario envía a un sargento para comprobar la consumaciòn del delito.
El sargento, después de escuchar un buen rato el solo del alemán, dictaminó sentencioso: "en efecto: esto no es jazz". Volvió a la comisaría, y ahí quedó radicada la denuncia.
Pero la cosa tuvo, naturalmente, sus bemoles. Desde que el hombre pintó por primera vez las cuevas de Altamira, se está discutiendo siempre si una forma de pintura es pintura, si cierta clase de música es música, etc.
Aquí hemos vivido durante muchos años la polémica de si lo que tocaba Piazzolla era tango.
Cuando surge el bop en EEUU con Parker y Gillespie, hoy considerados genios, la gran mayoría de los críticos dictaminan sentenciosos que eso no es jazz, sino cacofonía.
Ni hablar de Picasso, y antes aún, de los impresionistas...
El caso de Sigüenza trasciende universalmente, al punto de que John Coltrane, enterado de la denuncia, manda una felicitación al autor de la iniciativa, y le remite una foto suya autografiada.
El estafado dice que, no importa el resultado final de su denuncia, ésa ha sido su mayor recompensa.

Etiquetas:

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal

Adoos