Mascaró


Alea jacta est

Crab no se responsabiliza por las opiniones vertidas en este blog, que a veces ni siquiera comparte.

No toda la información aquí publicada ha sido debidamente chequeada. Ley 23444.

La idea de este blog es crear un espacio amable y compartir recuerdos, puntos de vista o apreciaciones con gente amiga o en proceso de serlo. Por tal motivo queda prohibido el acceso de energúmenos, cuyos comments serán eliminados. Crab atenderá y contestará por línea directa (ver Perfil) a todos los que quieran insultarlo, amenazarlo, amedrentarlo, despreciarlo o menoscabarlo. Quienes busquen sus efímeros 15´ de fama aquí, no los encontrarán.

Los contenidos de esta página pueden afectar creencias tradicionalmente aceptadas respecto de cualquier institución, grupo o individuos, tales como el estado, el gobierno, la iglesia, el sindicalismo, las fuerzas armadas, la familia, el capitalismo, el imperialismo, las madres de Plaza de Mayo, la Asociación Argentina de Fútbol, el Ejército de Salvación, la Organización Scoutista Argentina, los homosexuales, los negros, los judíos y los chinos. El acceso a la misma por parte de menores de edad queda librado por lo tanto a la responsabilidad y vigilancia de los señores padres.

domingo, noviembre 23, 2008

Yo decía...


No me gustan los jactanciosos, excepto cuando soy quien se jacta.
Lamento por todos los que se hicieron ilusiones, pero está visto que no tenemos un equipo para ganar la Davis, sino un par de individualidades. Cuando una falla, nos vamos a la mierda.
Es cierto, se rompieron todo. Pero no fue suficiente.
Otra vez... ¿será?

Etiquetas:

3 Comentarios:

A la/s 1:45 p. m., Anonymous Anónimo dijo...

Crab, nobleza obliga. Tenía razón. Pero el cordobés fue el mejor. Y las entradas regaladas por el gob de la Pcia de Buenos Aires son las de los incivilizados que insultaban en las tribunas. Debió haberse hecho en el Orfeo en Cba. Somos más educados. El nivel del público fue deplorable. Me da verguenza ajena. Es como cuando salís de Argentina y te recuerdan que roban las toallas en los hoteles, insultan en todos lados y arrojan su basura al piso de trenes, buses y en la calle.Que triste ser argentino, entre otras cosas por el mal concepto que tienen de nosotros. Nosotros?

 
A la/s 11:58 p. m., Anonymous Anónimo dijo...

Crab, aun cuando respeto su nivel intelectual, le refriego que no tiene de qué jactarse, puesto que su vaticinio hacía pie en la debacle de Nalbandian que, lamentablemente, jugó en un nivel superlativo y estaba para ganarle a Nadal, Santana y al rey Juan Carlos juntos. Yo buscaría (si fuese de hacerlo) responsabilidades más por el lado de los pecho fríos que no saben lo que es sudar una camiseta, incluída esa parte del público que fue al estadio a agitar sus pulseras. En el Orfeo estaríamos saboreando la mixta con huevo. Que al menos les sirva de lección.
Wal

 
A la/s 10:06 a. m., Blogger Mascaró dijo...

Wal: Tenés razón en cuanto a Nalbandian. También sobre la sede. También hubiera querido que fuera en Córdoba, lo merecía más, pero en este país manda (por ahora) la política. Aunque creo, y perdoname, que igual se hubiese perdido: todavía no tenemos un equipo, solo individualidades, y no siempre regulares.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal

Adoos