Mascaró


Alea jacta est

Crab no se responsabiliza por las opiniones vertidas en este blog, que a veces ni siquiera comparte.

No toda la información aquí publicada ha sido debidamente chequeada. Ley 23444.

La idea de este blog es crear un espacio amable y compartir recuerdos, puntos de vista o apreciaciones con gente amiga o en proceso de serlo. Por tal motivo queda prohibido el acceso de energúmenos, cuyos comments serán eliminados. Crab atenderá y contestará por línea directa (ver Perfil) a todos los que quieran insultarlo, amenazarlo, amedrentarlo, despreciarlo o menoscabarlo. Quienes busquen sus efímeros 15´ de fama aquí, no los encontrarán.

Los contenidos de esta página pueden afectar creencias tradicionalmente aceptadas respecto de cualquier institución, grupo o individuos, tales como el estado, el gobierno, la iglesia, el sindicalismo, las fuerzas armadas, la familia, el capitalismo, el imperialismo, las madres de Plaza de Mayo, la Asociación Argentina de Fútbol, el Ejército de Salvación, la Organización Scoutista Argentina, los homosexuales, los negros, los judíos y los chinos. El acceso a la misma por parte de menores de edad queda librado por lo tanto a la responsabilidad y vigilancia de los señores padres.

martes, marzo 25, 2008

Vida silvestre en Río


En una amplia extensión que abarca los barrios de Ipanema, Leblón, Gavea, y a la salida del túnel de Rebouças, que pasa debajo del Cristo, está la Lagoa. Es un inmenso lago artificial, donde se practica remo, y en sus orillas, llenas de árboles, ciclismo y jooging. Es uno de los barrios preferidos de Crab. Y también de muchos cariocas, ya que los departamentos en la Lagoa están entre los más caros de Río. Es que es muy lindo cruzar la calle y darle una vuelta en bicicleta o trotando. Ahí, escondido entre las matas, encontré este bello ejemplar. Todo lo más que puedo decir es que se trata de un palmípedo.



Otro de los personajes que abundan en la Lagoa.



Este mono, en cambio, habita en el Morro de la Viúva, que está frente a mi ventana. De vez en cuando nos visitan en silenciosa pandilla. Como en el zoo, si uno les tira bananas, u otros frutos, las comen. También abundan en el morro los murciélagos, que cada tanto se nos meten con gran escándalo de las mujeres. No pude fotografiar ninguno.



Estas lagartijas son también pacíficos habitantes del morro.



Otra, en mejor plano. También nos cuenta el encargado que hay víboras, pero todavía no se han animado a deslizarse por las ventanas.

Etiquetas:

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal

Adoos