Mascaró


Alea jacta est

Crab no se responsabiliza por las opiniones vertidas en este blog, que a veces ni siquiera comparte.

No toda la información aquí publicada ha sido debidamente chequeada. Ley 23444.

La idea de este blog es crear un espacio amable y compartir recuerdos, puntos de vista o apreciaciones con gente amiga o en proceso de serlo. Por tal motivo queda prohibido el acceso de energúmenos, cuyos comments serán eliminados. Crab atenderá y contestará por línea directa (ver Perfil) a todos los que quieran insultarlo, amenazarlo, amedrentarlo, despreciarlo o menoscabarlo. Quienes busquen sus efímeros 15´ de fama aquí, no los encontrarán.

Los contenidos de esta página pueden afectar creencias tradicionalmente aceptadas respecto de cualquier institución, grupo o individuos, tales como el estado, el gobierno, la iglesia, el sindicalismo, las fuerzas armadas, la familia, el capitalismo, el imperialismo, las madres de Plaza de Mayo, la Asociación Argentina de Fútbol, el Ejército de Salvación, la Organización Scoutista Argentina, los homosexuales, los negros, los judíos y los chinos. El acceso a la misma por parte de menores de edad queda librado por lo tanto a la responsabilidad y vigilancia de los señores padres.

martes, noviembre 20, 2007

La trompeta en el jazz III


Nuevamente se plantea cómo superar a ese nuevo monstruo, Dizzy Gillespie.
Después de él todos los caminos se cierran. Era imposible superarlo en lo que hacía a exploración de las posibilidades del instrumento. Esa maravillosa aparente sencillez conque recorría de arriba a abajo del pentagrama más de dos escalas como la cosa más natural del mundo y que cualquier trompetista podría hacer. Y sin la docena de pañuelos blancos que usaba Armstrong para secar su sudor después de cada solo.
Lo mismo sucedía con Charlie Parker y su saxo alto.
¿Que camino seguir después de ellos?
Un par de trompetistas y un saxo tenor comienzan a mostrar otro camino: Miles Davis, Chet Baker y Stan Getz, creando un nuevo estilo, que se daría en llamar cool (que Crab piensa es el origen del significado que por extensión se da ahora a la palabra).
Sus solos son todo lo contrario de Parker-Gillespie y sus discípulos: pausados, sin crispaciones, las ideas no fluyen al ritmo de la exasperación, sino que parecen elaboradas previamente, y que van saliendo en la medida y al ritmo que el ejecutante propone. Todo es más elaborado, más pautado, más sencillo, y también más refinado.
Esa es, precisamente, una de las características del jazz: nunca se detiene, nunca se repite. Cuando parece haberse hallado una fórmula, surge un nuevo artista que la hace a un lado y emprende nuevos caminos.
Pero alguien parece no haberse conformado con las dos soluciones propuestas. Dado a elegir entre la crispaciòn y la calma, decide que puede haber un camino intermedio.
Así, Clifford Brown decide que es injusto relegar a la trompeta, tan brillante como puede ser, a las tonalidades mates, a ese sonido casi dirty al que la condenan Miles Davis y Chet Baker, y se lanza con su propuesta.
Las características distintivas de su estilo son: un ataque enjundioso, un sonido y un fraseo claro, límpido, pero reposado, exponiendo clara y despaciosamente las ideas, sin enseñorearse en el agudo, tan grato a los trompetistas exhibicionistas, pero sin negarse a usarlo cuando lo cree necesario, sin internarse en jardines ocultos, despliega claramente sus ideas, sin subterfugios ni clisés. Demuestra que lo puede todo, pero nos dice a la vez que no necesita demostrarlo.
Clifford es para Crab el mejor trompetista de la historia del jazz, incluyendo a Marsalis.
Lastimosamente, murió joven en un accidente automovilístico sin haber tenido oportunidad de desplegar todo su talentoso potencial.

Etiquetas:

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal

Adoos