Mascaró


Alea jacta est

Crab no se responsabiliza por las opiniones vertidas en este blog, que a veces ni siquiera comparte.

No toda la información aquí publicada ha sido debidamente chequeada. Ley 23444.

La idea de este blog es crear un espacio amable y compartir recuerdos, puntos de vista o apreciaciones con gente amiga o en proceso de serlo. Por tal motivo queda prohibido el acceso de energúmenos, cuyos comments serán eliminados. Crab atenderá y contestará por línea directa (ver Perfil) a todos los que quieran insultarlo, amenazarlo, amedrentarlo, despreciarlo o menoscabarlo. Quienes busquen sus efímeros 15´ de fama aquí, no los encontrarán.

Los contenidos de esta página pueden afectar creencias tradicionalmente aceptadas respecto de cualquier institución, grupo o individuos, tales como el estado, el gobierno, la iglesia, el sindicalismo, las fuerzas armadas, la familia, el capitalismo, el imperialismo, las madres de Plaza de Mayo, la Asociación Argentina de Fútbol, el Ejército de Salvación, la Organización Scoutista Argentina, los homosexuales, los negros, los judíos y los chinos. El acceso a la misma por parte de menores de edad queda librado por lo tanto a la responsabilidad y vigilancia de los señores padres.

sábado, noviembre 10, 2007

Mis quince minutos de fama en Internet

Hay días en que uno no tiene qué hacer. Ni tampoco ganas de hacerlo.
Estaba en uno de esos días, cuando leo en el diario que se había creado un nuevo vicio: el de buscarse en Google.
Como, insisto, no tenía ganas de hacer nada, excepto huevear, me dije: ¿y por qué no? y puse manos a la obra.
No tengo un nombre muy común, de modo que hay en la Argentina sólo una persona con mi mismo nombre y apellido, un cura de Mendoza, con quien compartimos menciones.
Lo curioso son las razones por las que uno puede salir en Google.
Aparte de mis trabajos como traductor, figuro por un montòn de comentarios que he hecho en diarios: deportivos, sobre cine, breves notas que me han hecho por motivos que no tenían nada que ver con nada, adhesiones a publicaciones políticas, etc.
Incluso una Universidad de Salamanca, publica una tesis de una alumna con su bibliografía, y da la casualidad que incluyó un libro traducido por Crab: ¡adentro!
O sea, como conclusiòn, este Google es un alcahuete peligrosísimo, y les hubiera venido bárbaro a los del proceso para buscar a la gente que pensaba raro.
Así que ya saben: a cuidarse (o en todo caso, si se expresan opiniones peligrosas, a usar un seudónimo).

Etiquetas:

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal

Adoos