Mascaró


Alea jacta est

Crab no se responsabiliza por las opiniones vertidas en este blog, que a veces ni siquiera comparte.

No toda la información aquí publicada ha sido debidamente chequeada. Ley 23444.

La idea de este blog es crear un espacio amable y compartir recuerdos, puntos de vista o apreciaciones con gente amiga o en proceso de serlo. Por tal motivo queda prohibido el acceso de energúmenos, cuyos comments serán eliminados. Crab atenderá y contestará por línea directa (ver Perfil) a todos los que quieran insultarlo, amenazarlo, amedrentarlo, despreciarlo o menoscabarlo. Quienes busquen sus efímeros 15´ de fama aquí, no los encontrarán.

Los contenidos de esta página pueden afectar creencias tradicionalmente aceptadas respecto de cualquier institución, grupo o individuos, tales como el estado, el gobierno, la iglesia, el sindicalismo, las fuerzas armadas, la familia, el capitalismo, el imperialismo, las madres de Plaza de Mayo, la Asociación Argentina de Fútbol, el Ejército de Salvación, la Organización Scoutista Argentina, los homosexuales, los negros, los judíos y los chinos. El acceso a la misma por parte de menores de edad queda librado por lo tanto a la responsabilidad y vigilancia de los señores padres.

lunes, noviembre 19, 2007

El TEMA DE LA SEMANA: Clifford Brown y Max Roach en Smoke gets in your eyes (Play it again, Sam)


LA TROMPETA EN EL JAZZ I
La trompeta ocupa sin duda un lugar preponderante en el jazz, desde sus comienzos.
Primero fue King Oliver, después Louis Armstrong. La trompeta enseñoreándose jubilosa hasta por arriba del sol del pentagrama, y luego descendiendo con igual majestad y señorío, con tonalidad brillante y sostenida. Después de ellos, sólo quedaba imitarlos o, a lo sumo, intentar emularlos.
Sin embargo, poco después de los '30, surge en la orquesta de Paul Whiteman un trompetista blanco, Bix Beiderbecke que, ante la imposibilidad de seguir la línea de enjundia y esplendor de Armstrong, crea una nueva vía para la trompeta: la exploración de una nueva sonoridad mate, con un fraseo sostenido y pleno de ideas e interioridad, en lugar de la ríspidez avasalladora del de Armstrong.
Lamentablemente, la orquesta de Whiteman era una gran orquesta, suntuosa, con músicos vestidos de frac, que amenizaba con sus melodías los salones bailables de la alta sociedad. Por lo tanto, los solos de Beiderbecke, con todo brillantes y para la historia del jazz, no tuvieron demasiada cabida. Agreguemos, además, que Beiderbecke desapareció joven en un accidente automovilístico, con lo que quedó truncada la nueva vía abierta. Quedaron para la historia, no obstante, algunos pasajes memorables registrados en unas pocas grabaciones.
(Continúa)

Etiquetas:

3 Comentarios:

A la/s 6:52 p. m., Anonymous Anónimo dijo...

Lloré.

 
A la/s 8:06 p. m., Blogger Crab dijo...

Gracias. Tu solo comentario convence de que vale la pena el tiempo que uno dedica a esto.

 
A la/s 11:16 p. m., Blogger Crab dijo...

Addenda: Te invito a leer mi post del miércoles, "La trompeta en el jazz III", donde me extiendo un poco sobre Clifford Brown, que tanto te emocionó.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal

Adoos