Mascaró


Alea jacta est

Crab no se responsabiliza por las opiniones vertidas en este blog, que a veces ni siquiera comparte.

No toda la información aquí publicada ha sido debidamente chequeada. Ley 23444.

La idea de este blog es crear un espacio amable y compartir recuerdos, puntos de vista o apreciaciones con gente amiga o en proceso de serlo. Por tal motivo queda prohibido el acceso de energúmenos, cuyos comments serán eliminados. Crab atenderá y contestará por línea directa (ver Perfil) a todos los que quieran insultarlo, amenazarlo, amedrentarlo, despreciarlo o menoscabarlo. Quienes busquen sus efímeros 15´ de fama aquí, no los encontrarán.

Los contenidos de esta página pueden afectar creencias tradicionalmente aceptadas respecto de cualquier institución, grupo o individuos, tales como el estado, el gobierno, la iglesia, el sindicalismo, las fuerzas armadas, la familia, el capitalismo, el imperialismo, las madres de Plaza de Mayo, la Asociación Argentina de Fútbol, el Ejército de Salvación, la Organización Scoutista Argentina, los homosexuales, los negros, los judíos y los chinos. El acceso a la misma por parte de menores de edad queda librado por lo tanto a la responsabilidad y vigilancia de los señores padres.

martes, noviembre 13, 2007

Quién legisla: ¿los que elegimos o los que pegan más fuerte?



Ayer vivimos una nueva jornada vergonzosa. Dos de los tantos gremios que se caracterizan más por su poca voluntad de diálogo y su mayor apego a métodos más "persuasivos": camioneros y taximetreros, se congregaron frente a la legislatura de Buenos Aires, para protestar contra una ley que, según ellos, les coartaba la libertad de trabajo.
La tal ley penaba las infracciones con un sistema de puntaje, hasta llegar -en casos extremos- a dejar sin el registro de conducir al conductor i rresponsable.
A Crab le parece muy bien que a un tipo que conduce frecuentemente a altas velocidades, o que cruzó muchas veces un semáforo en rojo se le quite el registro, porque es un asesino en potencia. Sea colectivero, camionero, taximetrero, o el mismo Crab, al volante de su Ferrari.
Pero Moyanito, ahora a cargo de los camioneros, ya que papi es el capo de la CGT y no tiene tiempo (una novedad: los cargos sindicales son dinásticos y hereditarios), no está de acuerdo: ¿qué es eso de no dejarme cometer todas las infracciones que quiera, por graves y frecuentes que sean?
Así que, muchachos, agarren los garrotes y vamos.
La policía no se caracterizó por su voluntad represiva: veintitrés heridos de los cuales uno de ellos muy grave, contra cinco del otro bando. Crab nunca se caracterizó por defender a la policía, pero en este caso, digamos que fue por lo menos prudente. Creo que frente a este resultado, debiéramos poner al sindicato de camioneros a cargo de la Federal.
Nada de esto es novedad, para los que tenemos memoria y vergüenza.
Pero lo que colma la medida es que el gobierno, ante la airada y justificada reacción de los gremios (los gremios amigos, agreguemos), decidió revisar el proyecto de ley en cuestión.
Lo que nos lleva a la pregunta del título: ¿la violencia dicta las leyes? ¿qué diría Platón (aunque en Grecia no existía el sindicato de filòsofos)?

Etiquetas:

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal

Adoos