Mascaró


Alea jacta est

Crab no se responsabiliza por las opiniones vertidas en este blog, que a veces ni siquiera comparte.

No toda la información aquí publicada ha sido debidamente chequeada. Ley 23444.

La idea de este blog es crear un espacio amable y compartir recuerdos, puntos de vista o apreciaciones con gente amiga o en proceso de serlo. Por tal motivo queda prohibido el acceso de energúmenos, cuyos comments serán eliminados. Crab atenderá y contestará por línea directa (ver Perfil) a todos los que quieran insultarlo, amenazarlo, amedrentarlo, despreciarlo o menoscabarlo. Quienes busquen sus efímeros 15´ de fama aquí, no los encontrarán.

Los contenidos de esta página pueden afectar creencias tradicionalmente aceptadas respecto de cualquier institución, grupo o individuos, tales como el estado, el gobierno, la iglesia, el sindicalismo, las fuerzas armadas, la familia, el capitalismo, el imperialismo, las madres de Plaza de Mayo, la Asociación Argentina de Fútbol, el Ejército de Salvación, la Organización Scoutista Argentina, los homosexuales, los negros, los judíos y los chinos. El acceso a la misma por parte de menores de edad queda librado por lo tanto a la responsabilidad y vigilancia de los señores padres.

jueves, diciembre 09, 2010

Seguimos con los borrachos

En una prueba de alcoholemia el inspector le dice al conductor:
- Mire, ¿no le da vergüenza? (enseñándole el alcoholímetro que marcaba 3,45)
- ¡Mierda, las cuatro menos cuarto, mi mujer me mata!


El hombre llega al médico y le dice:
- Doctor, ¿cómo han salido los análisis?
Y le contesta el doctor:
- Tiene un 98% de alcohol en la sangre.
- ¿Sólo 98%? ¡¡¡El puto hielo!!!


Un borracho toca en la puerta de su casa:
- ¿Quién es? - dice su mujer.
- ¡Soy yo, tu marido!
- ¡¡¡No te voy a dejar entrar: siempre venís borracho!!!
- ¡Pero he traído un ramo de flores para la mujer más bonita del mundo!
A la mujer se le ablanda el corazón y le deja pasar...
- ¿Y el ramo de flores?
- ¿Y la mujer más bonita del mundo?

Resulta que llega un borracho a su casa, súper mamado, toca la puerta y sale su mujer, que de inmediato empieza a gritarle:
- ¡Gordo! ¡Grasiento! ¡Roñoso! ¡Asqueroso! ¡Peludo! ¡Apestoso!
Y el borracho la interrumpe:
- Pará, mi amor, si es una adivinanza, es tu culo.

Etiquetas:

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal

Adoos