Mascaró


Alea jacta est

Crab no se responsabiliza por las opiniones vertidas en este blog, que a veces ni siquiera comparte.

No toda la información aquí publicada ha sido debidamente chequeada. Ley 23444.

La idea de este blog es crear un espacio amable y compartir recuerdos, puntos de vista o apreciaciones con gente amiga o en proceso de serlo. Por tal motivo queda prohibido el acceso de energúmenos, cuyos comments serán eliminados. Crab atenderá y contestará por línea directa (ver Perfil) a todos los que quieran insultarlo, amenazarlo, amedrentarlo, despreciarlo o menoscabarlo. Quienes busquen sus efímeros 15´ de fama aquí, no los encontrarán.

Los contenidos de esta página pueden afectar creencias tradicionalmente aceptadas respecto de cualquier institución, grupo o individuos, tales como el estado, el gobierno, la iglesia, el sindicalismo, las fuerzas armadas, la familia, el capitalismo, el imperialismo, las madres de Plaza de Mayo, la Asociación Argentina de Fútbol, el Ejército de Salvación, la Organización Scoutista Argentina, los homosexuales, los negros, los judíos y los chinos. El acceso a la misma por parte de menores de edad queda librado por lo tanto a la responsabilidad y vigilancia de los señores padres.

domingo, diciembre 07, 2008

Blues en Parque Avellaneda

Como saben los dos o tres seguidores que aún leen este blog, Crab es uno de los pocos sobrevivientes arqueológicos fanáticos del jazz.
Por dos amigos que están a cargo de la organización, se enteró que ayer y hoy había un festival (más bien una maratón: dos jornadas de 16 a 20) de conjuntos de blues.
¿Blues argentinos?, se dijo asombrado. Es como pensar en una tarantella mejicana. Vamos a ver qué es eso.
Y ahí fue.
Hay que aclarar de entrada que no conocía el Parque Chacabuco, en pleno Mataderos. Como definió el amigo organizador, ante el asombro de Crab por la extensión y belleza del lugar: "sí, es una especie de Palermo para los pobres". Recomiendo visitarlo, realmente un lugar mucho más acogedor y amable que Palermo, muy bien cuidado -con gran participación vecinal en ello-, y con grandes espacios a disposición.
En cuanto al Festival en sí, Crab no salía de su asombro: ¡eran blues verdaderos!. Cantados -y muy bien- en inglés. Crab recordaba por contraste a las supuestas cantantes de jazz de hace veinte años y su pronunciaciòn tarzanesca.
Bien, en esas cuatro horas desfilaron ocho conjuntos, a cual mejor, desde un excelente solista acompañándose en su guitarra, hasta un conjunto gospel de una docena de integrantes.
Hoy sigue la cosa. Los que puedan leer esto a tiempo vayan corriendo.

Etiquetas:

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal

Adoos