Mascaró


Alea jacta est

Crab no se responsabiliza por las opiniones vertidas en este blog, que a veces ni siquiera comparte.

No toda la información aquí publicada ha sido debidamente chequeada. Ley 23444.

La idea de este blog es crear un espacio amable y compartir recuerdos, puntos de vista o apreciaciones con gente amiga o en proceso de serlo. Por tal motivo queda prohibido el acceso de energúmenos, cuyos comments serán eliminados. Crab atenderá y contestará por línea directa (ver Perfil) a todos los que quieran insultarlo, amenazarlo, amedrentarlo, despreciarlo o menoscabarlo. Quienes busquen sus efímeros 15´ de fama aquí, no los encontrarán.

Los contenidos de esta página pueden afectar creencias tradicionalmente aceptadas respecto de cualquier institución, grupo o individuos, tales como el estado, el gobierno, la iglesia, el sindicalismo, las fuerzas armadas, la familia, el capitalismo, el imperialismo, las madres de Plaza de Mayo, la Asociación Argentina de Fútbol, el Ejército de Salvación, la Organización Scoutista Argentina, los homosexuales, los negros, los judíos y los chinos. El acceso a la misma por parte de menores de edad queda librado por lo tanto a la responsabilidad y vigilancia de los señores padres.

sábado, noviembre 24, 2007

La traducción de temas de jazz.


Como aficionado al jazz, y conocedor del origen de algunos tìtulos, Crab tiene toda una colección de anécdotas.
El tema de la traducción de títulos de los temas musicales pasa por un filtro diferente al de las películas.
En éstas, los criterios son siempre exclusivamente comerciales, y están en manos de los distribuidores, gente más bien bruta, créanme.
Por lo tanto, afectos al criterio de apelar a los más bajos instintos del público con títulos que inciten y atraigan. No sucede lo mismo en EEUU, por ejemplo, donde el título del filme se traduce respetando lo más fielmente posible el original.
Es norma para evitar confusiones, aunque a veces puede sonar pedante, designar las películas por los títulos que llevan en su idioma original.
En el caso de la musica, muchas veces la publicación de un tema está a cargo de alguien con criterios musicales, y que intenta por tanto traducir fielmente el sentido original. Pero claro, muchas veces –a pesar de la buena voluntad del traductor– el diablo mete la cola.
Traigo a colación de paso el caso de la famosa Rapsody in blue, de Gershwing, traducida muchas veces como Rapsodia en Azul.
¿Qué pasó con la Rapsody in Blue? ¿Se equivocó Gershwing cuando puso blue en lugar de blues (el género musical no tiene forma singular)? Es difícil pensarlo, Gershwing era buen conocedor del jazz, que inspiró gran parte de su obra musical. ¿Algún editor travieso habrá metido la mano? Es difícil pensar que a George se le hubiera pasado por alto. Sí es más fácil pensar que, con su talento comercial, pudiera haber cedido ante la sugerencia del editor travieso.
Crab opina que el título debió ser Rapsody in blues, ya que la composición sigue la forma original del blues (12 compases, blues notes, call and response, basadas en los acordes tónicos, subdominantes y dominantes, etc.). Estos comentarios no son para iniciados: quienes se interesen en los aspectos técnicos de la cosa, recomendamos el capítulo blues de la Wiki.
Quiero recordar a propósito la anécdota donde Gershwing va a ver a Ravel para que éste le dé lecciones de composición. Ravel le pregunta a Gershwing cuánto ganaba actualmente, y éste le contesta que unos 20.000 dólares por mes. Ravel le responde: "entonces es usted quien tendría que darme lecciones a mí".
Pero volvamos a la traducción de títulos del jazz.
Hay un tema que tocaba Armstrong en sus comienzos: Big butter and egg man. Se lo tradujo tal cual: Hombre grande de manteca y huevo. Que en realidad no quiere decir nada, y por lo tanto, uno no entiende nada. Pero la cosa es simple: Big butter and egg man quiere decir en lenguaje coloquial simplemente “nuevo rico”.
Otro caso es un tema de George Shearing, buen pianista ciego que tuvo su cuarto de hora en los 70’. Se titula I didn’t know what time it was. Se tradujo también tal cual: No sabía qué hora era. Que tampoco quiere decir mucho. Pero que es en realidad una expresión utilizada en las relaciones entre un hombre y una mujer, usada comúnmente por el hombre, que es quien sale siempre lastimado. En lenguaje coloquial significa algo así como “no tenía ni con qué empezar”. Expresa comúnmente lo ingenuos que somos en los planteos frente a la mujer, y la ventaja que nos llevan siempre, ya antes incluso de comenzar la carrera.
Una de las traducciones cumbre es el famoso Jazz me blues, traducido como El jazz me entristece (Delanay se revolverá en su tumba), y que en realidad quiere decir Jazzéame los blues (ya que los blues, una de las ramas que dieron origen al jazz, necesitan ser traducidos -jazzeados- al mismo). Aquí el traductor, desesperado ante un título que lo supera, recurre a su imaginación y apela a otro sentido de la palabra blues, que puede significar también melancolía, o tristeza. Ya veremos cómo esta otra acepción complica las cosas.
El famoso pianista y compositor Hoaggy Carmichel dió bastante trabajo. Autor de aportes ineludibles en toda historia del jazz, los títulos de sus composiciones daban trabajo a los traductores.
Una de las más famosas: Old man river. Todos la conocemos como Viejo hombre del río (lo cual sería además redundante). Pero en realidad, Old man river (viejo río) es el título con el cual se lo conoce al Mississipi, así como a New York se la llama The big apple, y todo el mundo sabe de qué hablamos.
El otro título muy conocido de Carmichel es Star Dust, traducido, claro, como Polvo de estrellas. Pero en realidad Carmichel aludía a otro polvo, muy sutil, que produce un resplandor como el de las estrellas y nos sume en esa dulce exaltación. Bueno, en este caso la traducción ajustada no era quizás correctamente política.
La seguimos mañana.

Etiquetas:

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal

Adoos