Mascaró


Alea jacta est

Crab no se responsabiliza por las opiniones vertidas en este blog, que a veces ni siquiera comparte.

No toda la información aquí publicada ha sido debidamente chequeada. Ley 23444.

La idea de este blog es crear un espacio amable y compartir recuerdos, puntos de vista o apreciaciones con gente amiga o en proceso de serlo. Por tal motivo queda prohibido el acceso de energúmenos, cuyos comments serán eliminados. Crab atenderá y contestará por línea directa (ver Perfil) a todos los que quieran insultarlo, amenazarlo, amedrentarlo, despreciarlo o menoscabarlo. Quienes busquen sus efímeros 15´ de fama aquí, no los encontrarán.

Los contenidos de esta página pueden afectar creencias tradicionalmente aceptadas respecto de cualquier institución, grupo o individuos, tales como el estado, el gobierno, la iglesia, el sindicalismo, las fuerzas armadas, la familia, el capitalismo, el imperialismo, las madres de Plaza de Mayo, la Asociación Argentina de Fútbol, el Ejército de Salvación, la Organización Scoutista Argentina, los homosexuales, los negros, los judíos y los chinos. El acceso a la misma por parte de menores de edad queda librado por lo tanto a la responsabilidad y vigilancia de los señores padres.

domingo, octubre 14, 2007

Las mujeres son imposibles de complacer

En New York acaba de inaugurarse una tienda, donde una mujer puede elegir a su marido. A la entrada hay una serie de instrucciones que indican cómo opera la tienda.

"¡Usted puede visitar la tienda sólo una vez!
Usted puede elegir un hombre de cualquier piso en particular, o puede optar por subir al piso siguiente, pero no puede volver atrás, excepto para salir del edificio."

Una mujer entra al departamento de esposos para elegir marido.

En el primer piso, un cartel en la puerta señala:
Primer Piso - Estos hombres tienen trabajo y aman al Señor.

En el segundo piso, el cartel indica:
Segundo Piso - Estos hombres tienen trabajo, aman al Señor y a los niños.

En el tercer piso, en el cartel se lee:
Tercer piso - Estos hombres tienen trabajo, aman al Señor y a los niños, y son extremadamente buen mozos.

"Guau", piensa la mujer, pero se siente tentada a seguir adelante.

Va hasta el cuarto piso, cuyo cartel dice:
Cuarto piso - Estos hombres tienen trabajo, aman al Señor y a los niños, son extremadamente buen mozos y ayudan en los quehaceres del hogar.

"¡Por dios! -exclama- "Apenas puedo aguantarme". Sin embargo, sigue hasta el quinto piso, cuyo cartel indica:

Quinto piso - Estos hombres tienen trabajo, aman al Señor y a los niños, son extremadamente buen mozos, ayudan en los quehaceres del hogar y son extremadamente románticos. Ella siente tentación de quedarse.

Pero sigue hasta el sexto piso, cuyo cartel señala;
Sexto piso - Usted es la visitante 4.363.012 de este piso. No hay hombres en este piso. El mismo existe solamente para probar que las mujeres son imposibles de satisfacer.

Muchas gracias por visitar la tienda de esposos. Tenga cuidado al salir del edificio, y que tenga usted muy buenos días.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal

Adoos