Mascaró


Alea jacta est

Crab no se responsabiliza por las opiniones vertidas en este blog, que a veces ni siquiera comparte.

No toda la información aquí publicada ha sido debidamente chequeada. Ley 23444.

La idea de este blog es crear un espacio amable y compartir recuerdos, puntos de vista o apreciaciones con gente amiga o en proceso de serlo. Por tal motivo queda prohibido el acceso de energúmenos, cuyos comments serán eliminados. Crab atenderá y contestará por línea directa (ver Perfil) a todos los que quieran insultarlo, amenazarlo, amedrentarlo, despreciarlo o menoscabarlo. Quienes busquen sus efímeros 15´ de fama aquí, no los encontrarán.

Los contenidos de esta página pueden afectar creencias tradicionalmente aceptadas respecto de cualquier institución, grupo o individuos, tales como el estado, el gobierno, la iglesia, el sindicalismo, las fuerzas armadas, la familia, el capitalismo, el imperialismo, las madres de Plaza de Mayo, la Asociación Argentina de Fútbol, el Ejército de Salvación, la Organización Scoutista Argentina, los homosexuales, los negros, los judíos y los chinos. El acceso a la misma por parte de menores de edad queda librado por lo tanto a la responsabilidad y vigilancia de los señores padres.

martes, mayo 15, 2007

Los días grises

Llegó el otoño. Casi el invierno ya. Hoy es uno de esos días grises, siempre amenazando lluvia o en todo caso frío, que no soporto. Y que me dejan en casa encerrado, escuchando música o leyendo y a veces tan desolado que ni siquiera tengo ganas de leer.
Decididamente soy de los amantes del sol. No para tostarme, porque mi piel no lo resiste y con más de diez minutos quedo de cama todo colorado y lleno de ampollas.
Pero sí para verlo. Para verlo brillar ahí en lo alto, y explicarme la elevación a la categoría de dios conque lo veneraban los antiguos.
Viva la alegría, viva el sol. Abajo la tristeza, abajo los días grises. Viva el calor. Abajo el frío.
Por eso, aprovechando que tengo una nieta que se recibe de médica en Río y me quiere ahí en la colación de grados, me voy el mes que viene un mes a adorar al dios sol.
A ver si me vienen algunas ideas.
Porque no se hagan ilusiones, no me quedaré callado: allá hay dos computadoras, y siempre una disponible para mí, ya que paso gran parte del tiempo solo en la casa mirando el mar, los veleros, y el sol, el bendito sol. Y en el contrafrente, un morro del que bajan los monos y me hacen morisquetas desde los árboles.

Etiquetas:

3 Comentarios:

A la/s 6:38 a. m., Anonymous Anónimo dijo...

Hola, papi... muy nostalgiosa y poética descripción de cómo te vas de joda a Río. Muero de envidia. Yo también adoro el sol y aquí -si bien es verano- el sol nunca brilla como en Río...
Un besote.
Ya no tengo muchas noticias tuyas y me gustaría saber al menos por qué.
Lorena.

 
A la/s 8:00 a. m., Anonymous Anónimo dijo...

Ahoa que ya leí todos tus artículos, te recomiendo que repases mis comentarios y, si lo merecen, también les dediques alguna respuesta.
Un besotón.
Lorena

 
A la/s 9:48 a. m., Blogger Crab dijo...

Sin perjuicio de que me encanta de que por fin te hayas hecho presente en mi blog (desde Haroldo que no escribías nada), tu fidelidad nunca puesta en duda, merece una respuesta por línea privada, que va junto con ésta.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal

Adoos