Mascaró


Alea jacta est

Crab no se responsabiliza por las opiniones vertidas en este blog, que a veces ni siquiera comparte.

No toda la información aquí publicada ha sido debidamente chequeada. Ley 23444.

La idea de este blog es crear un espacio amable y compartir recuerdos, puntos de vista o apreciaciones con gente amiga o en proceso de serlo. Por tal motivo queda prohibido el acceso de energúmenos, cuyos comments serán eliminados. Crab atenderá y contestará por línea directa (ver Perfil) a todos los que quieran insultarlo, amenazarlo, amedrentarlo, despreciarlo o menoscabarlo. Quienes busquen sus efímeros 15´ de fama aquí, no los encontrarán.

Los contenidos de esta página pueden afectar creencias tradicionalmente aceptadas respecto de cualquier institución, grupo o individuos, tales como el estado, el gobierno, la iglesia, el sindicalismo, las fuerzas armadas, la familia, el capitalismo, el imperialismo, las madres de Plaza de Mayo, la Asociación Argentina de Fútbol, el Ejército de Salvación, la Organización Scoutista Argentina, los homosexuales, los negros, los judíos y los chinos. El acceso a la misma por parte de menores de edad queda librado por lo tanto a la responsabilidad y vigilancia de los señores padres.

jueves, agosto 05, 2010

Las mujeres al timón

Hace un par de días escribí un post sobre la mujer de Obama. De paso, sospecho que apócrifo, porque siendo que la anécdota los involucraba sólo a ellos dos, ¿quién la dio a conocer? ¿él o ella? No puedo imaginarme a ninguno difundiendo anécdota. Pero, de todos modos, como dice el adagio "si non e vero..."

Hoy tenemos otra destacada intervención de una mujer. Esta vez argentina, que no todo había de ser Maradona.
Hablo de la cajera de un banco que, con un asaltante a su lado que saltó el mostrador y le quitó todo el dinero que tenía en la caja, y con otros dos que estaban a su alrededor, uno de campana, y otro armado vigilando que nadie hiciera nada sospechoso, tuvo el coraje de agarrar al tipo por la mochila, retenerlo tironeándolo, y permitiendo, dice la noticia "que el agente de vigilancia pudiese llamar al 911". (De paso, ¿qué hacía este vigilante mientras todo esto sucedía? ¿le decía a la cajera "dale María, dale"?)
Bueno, la verdad, "chapeau" para la cajera. No conozco muchos casos de heroísmo tal. Me ha tocado presenciar algún caso de arrebatadores al paso, con el asaltado gritando "atájenlo", y que nadie mueva un dedo, y lo miren al quía como diciendo "¿so loco vo?"
Se dirá, con cierto sentido, que es peligroso meterse porque el ladrón puede tener un cómplice armado (y suele ser así). Pero la cajera sabía que este ladrón tenía un cómplice armado. No uno, sino dos, e igual se jugó. Por suerte le salió bien. Es todo un ejemplo, sobre todo teniendo en cuenta que estaba defendiendo un dinero que no era de ella y que además estaba asegurado.
Evidentemente, es alguien que les tiene mucha bronca a los malvivientes.
Me gustaría conocerla.

Etiquetas:

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal

Adoos