Mascaró


Alea jacta est

Crab no se responsabiliza por las opiniones vertidas en este blog, que a veces ni siquiera comparte.

No toda la información aquí publicada ha sido debidamente chequeada. Ley 23444.

La idea de este blog es crear un espacio amable y compartir recuerdos, puntos de vista o apreciaciones con gente amiga o en proceso de serlo. Por tal motivo queda prohibido el acceso de energúmenos, cuyos comments serán eliminados. Crab atenderá y contestará por línea directa (ver Perfil) a todos los que quieran insultarlo, amenazarlo, amedrentarlo, despreciarlo o menoscabarlo. Quienes busquen sus efímeros 15´ de fama aquí, no los encontrarán.

Los contenidos de esta página pueden afectar creencias tradicionalmente aceptadas respecto de cualquier institución, grupo o individuos, tales como el estado, el gobierno, la iglesia, el sindicalismo, las fuerzas armadas, la familia, el capitalismo, el imperialismo, las madres de Plaza de Mayo, la Asociación Argentina de Fútbol, el Ejército de Salvación, la Organización Scoutista Argentina, los homosexuales, los negros, los judíos y los chinos. El acceso a la misma por parte de menores de edad queda librado por lo tanto a la responsabilidad y vigilancia de los señores padres.

jueves, junio 03, 2010

¿Fanático yo?

En varios países de Europa está en discusión el uso de ciertas prendas que las mujeres musulmanas que profesan su religión deben usar obligatoriamente. Esto no se deriva necesariamente del Corán. En algunos casos, obedece a tradiciones más o menos rigurosas, según el país. La idea, en general, es que el cuerpo de la mujer no sea visto por otros hombres, por lo que los usos y costumbres varían de país en país.

El problema surge de que las difíciles condiciones de vida que existen en estos países obligan a la gente a emigrar. Así, Europa se ha visto invadida por musulmanes, que quieren aprovechar los beneficios del capitalismo, pero no quieren dejar de lado sus costumbres.
En general, en muchos países europeos (España, Suiza, Francia, Inglaterra, algunos escandinavos) ya se ha prohibido, con diferentes argumentos, el uso de algunas de las prendas que veremos abajo. En algunos casos, se ha argumentado que son instrumentos de sojuzgamiento de la mujer. En otros, que las leyes locales impiden ocultar la identidad. Las prohibiciones han variado: en algunos casos se ha prohibido el uso en la calle, en otros sólo en edificios públicos (escuelas, juzgados, oficinas públicas).
Muchas de las mujeres a las que se aplicó la prohibición han objetado que usan esas prendas por tradición o creencias religiosas, y que si se les impide su uso se está coartando su libertad.
Lo que está en juego, precisamente es eso: la libertad de usar una prenda que perturba a los demás, o la libertad de prohibir su uso que se arrogan algunos países.
El caso es que todos hemos oído hablar de la hiyab, de la burka, de la niqab, de la shayla y del chador, pero no sabemos exactamente qué es.
Crab se permite esta pequeña demostración, escalonándolas por orden de rigurosidad de menor a mayor:



La Hiyab es un pañuelo que cubre la cabeza y el cuello. Un velo característico de muchas musulmanas. Deja libre la cara (¡horror!) y muchas mujeres lo llevan más que nada como un signo de identidad.






La Shayla es un pañuelo largo y rectangular usado en la zona del golfo Pérsico. Este velo se coloca alrededor de la cabeza.






El Chador (ya se empieza a poner pesado) es usado por las mujeres iraníes cuando salen de casa. Cubre todo el cuerpo y suele combinarse con un pañuelo en la cabeza.







El Niqab es una prenda que cubre hasta la rodilla y sólo deja libre los ojos. Se combina con otro velo para los ojos.












Por último, la Burka, el más severo. Un horror. Oculta completamente el cuerpo. Una rejilla de tela en los ojos permite que la mujer vea, pero no ser vista. Se cubren también las manos.






A mí, la verdad, el Hiyab no me molesta demasiado. Ahora, todos los demás...

Etiquetas:

2 Comentarios:

A la/s 12:35 a. m., Anonymous Anónimo dijo...

Seré yo aun más fundamentalista que ellos? quizas. El punto es que al ir nosotros los occidentales a países musulmanes bien que nos hacen (o lo intentan con fuerza variada) bailar con su propia música. Si en mi país existen leyes que, por seguridad o lo que fuere, nos obligan a ir con la cara descubierta, pues es así y ya, y al que no loe agrade tal ley pues, que se quede en su lugar de origen y vea como le va. Cuando voy a otro país me llevo termo y mate, pero no ando obligando a nadie a que se convierta en Inodoro Pereyra

W

 
A la/s 10:15 a. m., Blogger Mascaró dijo...

El post pretendía ser sobre todo informativo, sin entrar en el fondo del asunto.
El tema con la religión (con todas las religiones) es el fanatismo.
Y existe en el catolicismo, el protestantismo, el mahometanismo y el judaísmo, por mencionar algunas.
Ninguno de sus fanáticos admite la posibilidad de que alguien pueda creer en otro Dios.
¿Qué puedo decir yo, además, que no creo en ninguno?

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal

Adoos