Mascaró


Alea jacta est

Crab no se responsabiliza por las opiniones vertidas en este blog, que a veces ni siquiera comparte.

No toda la información aquí publicada ha sido debidamente chequeada. Ley 23444.

La idea de este blog es crear un espacio amable y compartir recuerdos, puntos de vista o apreciaciones con gente amiga o en proceso de serlo. Por tal motivo queda prohibido el acceso de energúmenos, cuyos comments serán eliminados. Crab atenderá y contestará por línea directa (ver Perfil) a todos los que quieran insultarlo, amenazarlo, amedrentarlo, despreciarlo o menoscabarlo. Quienes busquen sus efímeros 15´ de fama aquí, no los encontrarán.

Los contenidos de esta página pueden afectar creencias tradicionalmente aceptadas respecto de cualquier institución, grupo o individuos, tales como el estado, el gobierno, la iglesia, el sindicalismo, las fuerzas armadas, la familia, el capitalismo, el imperialismo, las madres de Plaza de Mayo, la Asociación Argentina de Fútbol, el Ejército de Salvación, la Organización Scoutista Argentina, los homosexuales, los negros, los judíos y los chinos. El acceso a la misma por parte de menores de edad queda librado por lo tanto a la responsabilidad y vigilancia de los señores padres.

martes, marzo 24, 2009

El fenómeno Cumbio


Hace treinta años, los padres a quienes les gusta manejar a sus hijos, y que sean lo que ellos quieren (y algunos lo consiguen, lo que es Crab...), elegían que sus hijos fueran cracks de fútbol.
Hace veinte años, querían que fueran tenistas.
Hace diez años, querían que fueran como Bill Gates.
Ahora, la última es que creen un blog, se hagan famosos y ganen muchas guita con eso. Sin hacer nada, que es el sueño de todo mortal, por fin.
Bueno, el objetivo en realidad siempre es el mismo: ganar mucha guita y comprarles un lindo auto y una linda casa a sus padres. Pregúntenles sino al padre de Maradona o al de Gabriela Sabatini.
Algunos blogs dan guita, es cierto. Lo que no sabemos es si es uno de cada 10.000 o uno de cada 10.000.000.
Las ideas son de lo más amplias, y generalmente uno busca el modelo que más se aproxima a su sensibilidad y a sus gustos.
Ahora yo pregunto ¿a qué adolescente de 16 años, sin ningún atractivo físico destacado, sin ninguna inteligencia especial, se le ocurriría que creando un Fotolog y publicando todos los días una ( o varias) fotos distintas, más o menos provocativas, mostrando una sexualidad ambigua, podría hacerse famosa?
Bueno, a una se le ocurrió. Y lo peor es que tuvo éxito, y gana mucha plata con ello. Sí, como ustedes lo leen: con sólo publicar su foto, que insisto, no tiene ningún atractivo especial, sin hacer nada en especial, gana mucho dinero. El padre declaró: "a ella le pagan $2.500 a $3.000 por ir todos los fines de semana a un lugar de baile. Yo tengo que trabajar 15 días para ganar eso".
Y es bien famosa: si se toman el trabajo de buscar en Google (no lo hagan: ya lo hizo Crab) verán que tiene 559.000 entradas. Contra poco más de 10.000 de Mascaró (no todas propias): una verdadera injusticia.
Habría que agregar, no sé si eso importa, que Cumbio pertenece a una de esas "tribus urbanas". No me pregunten a cuál, no entiendo mucho de eso (ni de casi nada).
Bueno, también Sidney Sheldon tendrá muchos más lectores que Borges, así que eso, como sabemos, no significa nada.
¿Pero qué es lo que hace que la gente se sienta atraída por... nada?
En este sentido, Internet trabaja como la televisión basura, y como todos los medios que difunden programas sin contenido, sólo palabras... Que ni siquiera es el caso de Cumbio, ya que es un Fotolog, en el que no hay palabras. Incluso hasta ha suprimido los comentarios, usuales en la mayoría de los Fotologs.
Bueno, los comentarios -que en un momentos existieron- eran en general poco favorables. En su mayoría expresiones de repudio o insultos.
Hace unos días se hizo una reunión ("evento") en un importante hotel para hablar de los blogs que dan ganancias a sus creadores. Entre los expositores, por supuesto, estaba Cumbio. Cumbio es posible que tenga bien poco en su cabecita, pero tiene sin duda un talento especial para ganar guita. Fue modelo de Nike en una publicidad. Se le paga, como dije, todas las semanas para que concurra y "prestigie" con su presencia, lugares de onda.
Cuando leí la noticia en el diario, le conté a mi hijo, que tiene un blog eminentemente técnico (demasiado, quizás) con el cual piensa ganar dinero. Con el tiempo (¡Ojo!: Crab no tiene nada que ver con eso ni sugirió nunca nada)...
Bien, para mi sorpresa (no me lo imaginaba en esos menesteres), me contó que había estado.
Me confirmó que la tal Cumbio no es nada tonta (al menos para la guita), que contó que al principio lloraba con las cosas que le ponían en el Fotolog, pero que luego se dio cuenta de que eso contribuía (como ahora Crab) a que la conocieran más, y también se dio cuenta de que había mucho de envidia en esas críticas que le hacían. Así que no le importó y siguió adelante.
Para bien de la humanidad y de su cuenta bancaria.
No todo lo que se puede encontrar en Internet es interesante.

Etiquetas:

2 Comentarios:

A la/s 3:54 p. m., Blogger Patricio Germán Caraballo dijo...

A mi me da bronca Cumbio, hay tanta gente capaz y creativa en este país, y se le dedica tiempo y dinero a Cumbio y sus "compañeros" floggers.

Encima, modelo de qué puede ser? Es más fea que patada en los huevos, ojo que yo no soy Brad Pitt,eh.

En fín, toda la "farándula" viene así, ahora basta una nota en la tele, tener alguna orientación sexual o escándalo distinto y listo, Sos famoso!

Saludos!

 
A la/s 12:03 p. m., Blogger Mascaró dijo...

Tenés razón. Y como en todo esto mucha de la culpa la tenemos nosotros, tenemos que cuidar de no hacerles el juego.
Aunque, claro, prefiero mil veces ver a Federer y a Nadal que al menos la sudan, y que se ganen unos mangos, pobres, y no a Cumbio, perfecta parásita.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal

Adoos