Mascaró


Alea jacta est

Crab no se responsabiliza por las opiniones vertidas en este blog, que a veces ni siquiera comparte.

No toda la información aquí publicada ha sido debidamente chequeada. Ley 23444.

La idea de este blog es crear un espacio amable y compartir recuerdos, puntos de vista o apreciaciones con gente amiga o en proceso de serlo. Por tal motivo queda prohibido el acceso de energúmenos, cuyos comments serán eliminados. Crab atenderá y contestará por línea directa (ver Perfil) a todos los que quieran insultarlo, amenazarlo, amedrentarlo, despreciarlo o menoscabarlo. Quienes busquen sus efímeros 15´ de fama aquí, no los encontrarán.

Los contenidos de esta página pueden afectar creencias tradicionalmente aceptadas respecto de cualquier institución, grupo o individuos, tales como el estado, el gobierno, la iglesia, el sindicalismo, las fuerzas armadas, la familia, el capitalismo, el imperialismo, las madres de Plaza de Mayo, la Asociación Argentina de Fútbol, el Ejército de Salvación, la Organización Scoutista Argentina, los homosexuales, los negros, los judíos y los chinos. El acceso a la misma por parte de menores de edad queda librado por lo tanto a la responsabilidad y vigilancia de los señores padres.

sábado, septiembre 06, 2008

EL VERDADERO PERÓN


Perón murió hace 34 años. Quiere decir que quienes andan por los cuarenta no lo conocieron. Saben de él a través de la tradición oral, o de lo que han leído, por supuesto tendencioso.
Crab, unos años mayor, lo conoció. Sin desconocer su significación histórica, lo considera en general un tipo nefasto.
Recuerdo una anécdota tragicómica. Poco antes de la elección de 1973 que lo eligió presidente por última vez, conversaba con Haroldo Conti, otro convencido y fanático antiperonista, y le pregunté por quién iba a votar:
-Por Perón -me dijo.
Ante mi gesto de incredulidad, agregó.
-Sí, lo voy a votar, para que así toda esta juventud ingenua que no lo conoce y que cree que va a venir a hacer la revolución, ve de una vez por todas el gran h. de p. y se convence.
Bueno, el caso es que vieron y no se convencieron.
Todos quienes no tenían una posición tomada y lo conocieron, decían que era una persona encantadora, seductora, y que te convencía de cualquier cosa.
Otros, más penetrantes, decían que, como buen político, te decía exactamente lo que te querías escuchar.
Si bien siempre uno advertía verdades a medias detrás de todo ese ejercicio declamatorio lleno de generalidades, en algún punto intermedio debía encontrarse su pensamiento real.
No podía ser que algunos lo consideraran un fascista y un demagogo, y otros un reformador social que habría de pasar a la historia.
Yo quiero mostrar un aspecto de Perón que considero es verdadero: aquí está hablando -cuando todavía era Secretario de Trabajo y Previsión- en la Bolsa de Comercio, nada menos, y dice cosas tranquilizadoras a sus adversarios, quienes lo consideraban ya una amenaza, pero justamente son todas las cosas que habría de llevar a cabo en sus dos posteriores presidencias.

Discurso del Secretario de Trabajo y Prevision,
Coronel Juan Domingo Peron, en la Bolsa de Comercio,
3 de septiembre de 1944

"Las masas por sí no cuentan, cuentan por sus dirigentes, y yo Ilamo a la reflexión a los señores [para] que piensen en manos de quiénes estaban las masas obreras argentinas y cuál podía ser el porvenir de esas masas que, en un crecido porcentaje, se encontraban en manos de dirigentes comunistas, (...) que eran comunistas importados, sostenidos y pagados desde el exterior. Esas masas inorgánicas, abandonadas, sin una cultura general, eran un hermoso caldo de cultivo para esos agitadores profesionales importados.
"Hay una sola forma de resolver el problema de la agitación de las masas, y ella es la verdadera justicia social en la medida de todo aquello que sea posible a la riqueza del país y a su propia economía (...). Ir más allá es marchar hacia el cataclismo económico; quedarse muy atrás es marchar hacia un cataclismo social (...), es mejor dar un 30 por ciento a tiempo que no perder todo a posteriori. (...) Se ha dicho, señores, que soy un enemigo de los capitales, y si observan lo que les acabo de decir no encontrarán ningún defensor, diríamos, más decidido que yo, porque sé que la defensa de los intereses de los hombres de negocios, de los industriales, de los comerciantes, es la defensa misma del Estado (...)."
Fuente: diario La Nación

O sea, crea (todavía no existía) la CGT, donde congrega a todo el movimiento obrero que posteriormente se convertiría en su fuerza de choque. Pero que él dominaba con una señal, y guay de quien desobedeciera.
Lo que pasa es que muerto su creador, Frankestein se independizó y comenzó a obrar por su cuenta.
Jodiéndonos la vida a todos los argentinos.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal

Adoos