Mascaró


Alea jacta est

Crab no se responsabiliza por las opiniones vertidas en este blog, que a veces ni siquiera comparte.

No toda la información aquí publicada ha sido debidamente chequeada. Ley 23444.

La idea de este blog es crear un espacio amable y compartir recuerdos, puntos de vista o apreciaciones con gente amiga o en proceso de serlo. Por tal motivo queda prohibido el acceso de energúmenos, cuyos comments serán eliminados. Crab atenderá y contestará por línea directa (ver Perfil) a todos los que quieran insultarlo, amenazarlo, amedrentarlo, despreciarlo o menoscabarlo. Quienes busquen sus efímeros 15´ de fama aquí, no los encontrarán.

Los contenidos de esta página pueden afectar creencias tradicionalmente aceptadas respecto de cualquier institución, grupo o individuos, tales como el estado, el gobierno, la iglesia, el sindicalismo, las fuerzas armadas, la familia, el capitalismo, el imperialismo, las madres de Plaza de Mayo, la Asociación Argentina de Fútbol, el Ejército de Salvación, la Organización Scoutista Argentina, los homosexuales, los negros, los judíos y los chinos. El acceso a la misma por parte de menores de edad queda librado por lo tanto a la responsabilidad y vigilancia de los señores padres.

lunes, abril 14, 2008

Cocina celestial

La Madre Teresa muere y va al cielo. Dios la recibe en el Salón Dorado.
-¿Tienes hambre, Teresa?, le pregunta.
-Podría comer algo, contesta Teresa.
Dios abre una lata de atún, le alcanza un pedazo de pan de centeno y cmoienzan a compartirlo.
Mientras comen esta humilde comida, Teresa mira abajo, al infierno, y ve a sus habitantes devorando patas de cordero, langostas, faisanes y tortas.
Curiosa, pero profundamente fiel, se queda callada.
Al día siguiente, Dios la invita a hacerle compañía en su comida. Nuevamente, atún y pan de centeno.
Una vez más, Teresa pudo ver a los habitantes del infierno disfrutando de cerdo, pavo, venados, y deliciosos postres. Una vez más, permaneció callada.
El día siguiente, llegó la hora de la comida, y se abrió otra lata de atún.
Ya no pudo contenerse más. Humildemente, preguntó:
-Dios, estoy agradecida de estar en el cielo contigo, como recompensa por la vida piadosa y obediente que he llevado. Pero aquí en el cielo todo lo que tengo como comida es atún y pan de centeno, ¡y en el Otro Lugar comen como Reyes y Emperadores!
Francamente no lo entiendo...
Dios suspiró:
-Seamos honestos, Teresa... no vale la pena cocinar sólo para dos personas.

Etiquetas:

2 Comentarios:

A la/s 11:34 a. m., Anonymous ruibarbo dijo...

Me encantó el cuentito. Y en algunas ocasiones muy especiales vale la pena cocinar para dos. Y si cocina el dos mejor. Beso.

 
A la/s 7:16 a. m., Anonymous Multifuncional dijo...

Hello. This post is likeable, and your blog is very interesting, congratulations :-). I will add in my blogroll =). If possible gives a last there on my blog, it is about the Impressora e Multifuncional, I hope you enjoy. The address is http://impressora-multifuncional.blogspot.com. A hug.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal

Adoos