Mascaró


Alea jacta est

Crab no se responsabiliza por las opiniones vertidas en este blog, que a veces ni siquiera comparte.

No toda la información aquí publicada ha sido debidamente chequeada. Ley 23444.

La idea de este blog es crear un espacio amable y compartir recuerdos, puntos de vista o apreciaciones con gente amiga o en proceso de serlo. Por tal motivo queda prohibido el acceso de energúmenos, cuyos comments serán eliminados. Crab atenderá y contestará por línea directa (ver Perfil) a todos los que quieran insultarlo, amenazarlo, amedrentarlo, despreciarlo o menoscabarlo. Quienes busquen sus efímeros 15´ de fama aquí, no los encontrarán.

Los contenidos de esta página pueden afectar creencias tradicionalmente aceptadas respecto de cualquier institución, grupo o individuos, tales como el estado, el gobierno, la iglesia, el sindicalismo, las fuerzas armadas, la familia, el capitalismo, el imperialismo, las madres de Plaza de Mayo, la Asociación Argentina de Fútbol, el Ejército de Salvación, la Organización Scoutista Argentina, los homosexuales, los negros, los judíos y los chinos. El acceso a la misma por parte de menores de edad queda librado por lo tanto a la responsabilidad y vigilancia de los señores padres.

jueves, mayo 05, 2011

Humor militar

Durante las maniobras, el Capitán, que iba bajando por un embarrado camino, se encontró con
un auto atascado en el barro, con un Coronel con su rostro transpirado y rojo al volante.
-¿Su jeep se encajó, señor? -preguntó el Capitán
-No, no el mío -replicó el Coronel, descendiendo del auto y alcanzándole las llaves: -el suyo.
Recién mudado a su nueva oficina, un nuevo y pomposo Coronel estaba sentado en su escritorio cuando un soldado operario llamó a la puerta. Consciente de su nueva posición, el Coronel tomó rápidamente el teléfono, le dijo al soldado que entrara, y le habló al teléfono: "Sí, General, lo veré esta tarde y le pasaré su mensaje. Mientras tanto, muchas gracias por sus buenos deseos, señor".

Pensando que ya había impresionado lo suficiente al joven soldado, le preguntó:
-¿Qué es lo que desea?
-Nada importante, señor, replicó el soldado. Me mandaron a conectar su teléfono, pero veo que usted se las arregla para hacerlo funcionar de todos modos, de modo que seguiré mi camino.
El Mayor estaba tratando de sacar una botella de Pepsi fría de la máquina expendedora, pero tenía diez dólares y la máquina sólo recibía billetes de un dólar. Entonces vio que un soldado se acercaba. Antes de que el soldado lo saludara, le preguntó:
-Soldado, ¿Tiene cambio de diez dólares?
-Seguro, compañero.
-Esa no es manera de dirigirse a un oficial. Bien, intentemos nuevamente:
-Soldado, ¿Tiene cambio de diez dólares?
-No, SEÑOR.
Un Mayor y un Coronel estaban sentados en la peluquería para afeitarse.
Terminado el trabajo, el peluquero tomó la loción after-shave para pasarles por la cara.
El Coronel le gritó al barbero: -Eh, no me pongas esa porquería encima. Mi mujer va a olerla y pensará que estuve en un prostíbulo.
El Mayor se volvió hacia el peluquero y le dijo: -Adelante y póngame. Mi mujer no sabe cómo huele el interior de un prostíbulo.

Etiquetas:

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal

Adoos