Mascaró


Alea jacta est

Crab no se responsabiliza por las opiniones vertidas en este blog, que a veces ni siquiera comparte.

No toda la información aquí publicada ha sido debidamente chequeada. Ley 23444.

La idea de este blog es crear un espacio amable y compartir recuerdos, puntos de vista o apreciaciones con gente amiga o en proceso de serlo. Por tal motivo queda prohibido el acceso de energúmenos, cuyos comments serán eliminados. Crab atenderá y contestará por línea directa (ver Perfil) a todos los que quieran insultarlo, amenazarlo, amedrentarlo, despreciarlo o menoscabarlo. Quienes busquen sus efímeros 15´ de fama aquí, no los encontrarán.

Los contenidos de esta página pueden afectar creencias tradicionalmente aceptadas respecto de cualquier institución, grupo o individuos, tales como el estado, el gobierno, la iglesia, el sindicalismo, las fuerzas armadas, la familia, el capitalismo, el imperialismo, las madres de Plaza de Mayo, la Asociación Argentina de Fútbol, el Ejército de Salvación, la Organización Scoutista Argentina, los homosexuales, los negros, los judíos y los chinos. El acceso a la misma por parte de menores de edad queda librado por lo tanto a la responsabilidad y vigilancia de los señores padres.

sábado, marzo 19, 2011

Dejar las cosas en orden

El doctor, concluido el examen, suspiró y dijo: "Le tengo malas noticias. Usted tiene cáncer. Sería mejor que pusiera sus cosas en orden."
La mujer acusó el impacto, pero se las arregló para componerse, y caminó hacia la sala de espera donde su hija la estaba esperando.
Bien, le dijo, las mujeres celebramos cuando las cosas salen bien, y celebramos cuando las cosas no salen tan bien. En este caso, las cosas no salieron bien. Tengo cáncer. Por lo tanto, vamos al club y tomemos un Martini.
Luego de 3 o 4 Martinis las dos comenzaron a sentirse un poco menos sombrías. Hubieron algunas risas y más Martinis. Se aproximaron algunas viejas amigas, curiosas por saber qué estaban celebrando. La mujer le contó a sus amigas que estaban bebiendo por su inminente final. "Me han diagnosticado Sida".
Las amigas quedaron horrorizadas, dieron a la mujer sus condolencias y emprendieron una precipitada retirada.
Luego que sus amigas se fueron, la hija se inclinó y susurró: "Mamá, pensé que habías dicho que tenías cáncer, pero dijiste a tus amigas que tenías Sida, ¿porqué hiciste eso?"
La madre replicó: "porque no quiero que ninguna de ellas se acueste con tu padre una vez que yo me haya ido".
Y eso, amigos, es lo que yo llamo...
Poner tus cosas en orden.



Etiquetas:

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal

Adoos