Mascaró


Alea jacta est

Crab no se responsabiliza por las opiniones vertidas en este blog, que a veces ni siquiera comparte.

No toda la información aquí publicada ha sido debidamente chequeada. Ley 23444.

La idea de este blog es crear un espacio amable y compartir recuerdos, puntos de vista o apreciaciones con gente amiga o en proceso de serlo. Por tal motivo queda prohibido el acceso de energúmenos, cuyos comments serán eliminados. Crab atenderá y contestará por línea directa (ver Perfil) a todos los que quieran insultarlo, amenazarlo, amedrentarlo, despreciarlo o menoscabarlo. Quienes busquen sus efímeros 15´ de fama aquí, no los encontrarán.

Los contenidos de esta página pueden afectar creencias tradicionalmente aceptadas respecto de cualquier institución, grupo o individuos, tales como el estado, el gobierno, la iglesia, el sindicalismo, las fuerzas armadas, la familia, el capitalismo, el imperialismo, las madres de Plaza de Mayo, la Asociación Argentina de Fútbol, el Ejército de Salvación, la Organización Scoutista Argentina, los homosexuales, los negros, los judíos y los chinos. El acceso a la misma por parte de menores de edad queda librado por lo tanto a la responsabilidad y vigilancia de los señores padres.

sábado, febrero 05, 2011

Idioteces

Un amigo indio me manda estas historias con esta advertencia:

Todos estos idiotas provienen de Estados Unidos y Canadá. Podemos orgullosamente decir que los idiotas indios son mejores y mayores idiotas.

Andan caminando por este planeta. Cuídese.

* Mi hija y yo fuimos a un Mc Donald’s para autos, y le di a la cajera un billete de u$s 5,00. Lo adeudado eran u$s 4,25, así que además agregué un cuarto de dólar. Me dijo: “me está dando dinero de más”.

Ya sé –le dije- pero de este modo podrá darme un dólar de vuelto.

Me miró y fue a consultar al gerente, quien me pidió repitiera mi pedido. Lo hice, y me devolvió el cuarto de dólar, y me dijo: “lo siento, pero no podemos hacer ese clase de cosas”. La cajera procedió entonces a devolverme los 75 ctvs. de dólar.

No hay que confundir a las cajeras de Mac Donald’s

* Teníamos que reparar el portón del garage, así que recurrimos al service de Sears. El operario nos dijo que uno de nuestros problemas era que no teníamos un motor lo suficientemente fuerte para abrirlo. Pensé por unos minutos, y le dije que teníamos el motor más poderoso que hacía Sears en ese tiempo, un motor de ½ HP. Sacudió la cabeza, y dijo: “Señora, usted necesita un motor de ¼ HP”. Le contesté que ½ era más que ¼ HP.

No, me dijo, 4 son más que 2.

No usamos el service de Sears desde entonces.

* Vivo en un área semirural. Recientemente, un nuevo vecino llamó a la oficina administrativa del ayuntamiento para requerir que se retirara de la ruta el cartel “CRUCE DE CIERVOS”. La razón aducida fue: “Demasiados ciervos han sido atropellado por autos aquí. Pienso que ya no es más un buen lugar para que ellos crucen.

* Mi hija fue al local de Taco Bell y ordenó un taco. Le pidió a la persona del mostrador que fuese “con la lechuga mínima”. Le contestó que lo sentía mucho, pero que sólo tenían lechuga de la heladera.

* Estaba en el aeropuerto, chequeando mi equipaje, cuando el empleado me pregunta:

-¿Alguien, sin su conocimiento, ha puesto algo en su equipaje?

A lo que respondí: Si fue sin mi conocimiento, ¿cómo podría saberlo?

Sonrió astutamente, y con un gesto de asentimiento, dijo: “es por eso que preguntamos”.

* El semáforo de stop de la esquina tiene una chicharra que suena cuando es seguro cruzar la calle. Estaba cruzando con una compañera de trabajo. Me preguntó para qué era la chicharra. Le expliqué que indicaba a los ciegos cuándo el semáforo estaba rojo.

Horrorizada, me respondió: “¿Y por qué carajo están los ciegos manejando autos?”.

Es empleada del gobierno en Montreal, P.Q.

* Cuando mi marido y yo llegamos a la concesionaria para retirar nuestro auto, nos dijeron que el auto había quedado cerrado con las lleves dentro. Fuimos al departamento de service y encontramos un mecánico trabajando febrilmente para destrabar la cerradura de la puerta del lado del conductor. Como me encontraba del lado opuesto, instintivamente intenté con el picaporte y encontré que estaba abierta. “¡Eh!”, le anuncié al operario, “está abierta”. Su respuesta: “Ya lo sé. Si yo entré por ese lado”.

Fue en la concesionaria líder de Ford, en Guelp,. Ontario, donde nunca más fuimos.

Etiquetas:

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal

Adoos