Mascaró


Alea jacta est

Crab no se responsabiliza por las opiniones vertidas en este blog, que a veces ni siquiera comparte.

No toda la información aquí publicada ha sido debidamente chequeada. Ley 23444.

La idea de este blog es crear un espacio amable y compartir recuerdos, puntos de vista o apreciaciones con gente amiga o en proceso de serlo. Por tal motivo queda prohibido el acceso de energúmenos, cuyos comments serán eliminados. Crab atenderá y contestará por línea directa (ver Perfil) a todos los que quieran insultarlo, amenazarlo, amedrentarlo, despreciarlo o menoscabarlo. Quienes busquen sus efímeros 15´ de fama aquí, no los encontrarán.

Los contenidos de esta página pueden afectar creencias tradicionalmente aceptadas respecto de cualquier institución, grupo o individuos, tales como el estado, el gobierno, la iglesia, el sindicalismo, las fuerzas armadas, la familia, el capitalismo, el imperialismo, las madres de Plaza de Mayo, la Asociación Argentina de Fútbol, el Ejército de Salvación, la Organización Scoutista Argentina, los homosexuales, los negros, los judíos y los chinos. El acceso a la misma por parte de menores de edad queda librado por lo tanto a la responsabilidad y vigilancia de los señores padres.

miércoles, septiembre 15, 2010

Las Leonas

A Crab le gusta el deporte, en general. El hockey, entre ellos, a pesar de ser un deporte elitista. Pero para Crab, que admira también las artes, es un gusto disfrutar de los malabares de Luciana Aimar, que se parecen tanto a un ballet. Incluso el gol que hizo frente a las alemanas, después de esquivar a cinco rivales, con el que fue tan justamente equiparada al de Maradona en Méjico.

Las Leonas salieron campeonas del mundo. Bravo, se lo merecieron.
Lo que no se merecieron, ni nosotros tampoco, fueron los desafueros del comentarista que acompañó el partido (De paso -largo paréntesis-: ¿son necesarios en TV los comentaristas? ¿Hace falta que me digan lo que estoy viendo? Recuerdo que cuando se comenzaron a transmitir los partidos de fútbol por TV, uno de los comentaristas a cargo señaló que puesto que la imagen lo decía todo, lo único que podía hacerse era indicar la persona que recibía la pelota. Y así se hizo en sus comienzos, durante muchos años. Hasta que a alguien se le ocurrió volver a la radio).
Si escuchábamos a este tipo (Crab se limitó a oírlo, no tuvo más remedio), las Leonas simbolizaban y representaban todo lo bueno que tenemos los argentinos (lo cual aún está en duda que poseamos): nuestro coraje, nuestra habilidad, nuestra potencia, nuestra valentía, nuestra determinación para sobreponernos a la adversidad. En fin, todas las virtudes que tenemos los argentinos, que nos han llevado al envidiable lugar en el que estamos situados.
Y que, por supuesto, le debemos a las Leonas, sí, pero además y sobre todo a Kirchner y señora.
Me hizo a acordar los hermanos Sojit.

Etiquetas:

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal

Adoos