Mascaró


Alea jacta est

Crab no se responsabiliza por las opiniones vertidas en este blog, que a veces ni siquiera comparte.

No toda la información aquí publicada ha sido debidamente chequeada. Ley 23444.

La idea de este blog es crear un espacio amable y compartir recuerdos, puntos de vista o apreciaciones con gente amiga o en proceso de serlo. Por tal motivo queda prohibido el acceso de energúmenos, cuyos comments serán eliminados. Crab atenderá y contestará por línea directa (ver Perfil) a todos los que quieran insultarlo, amenazarlo, amedrentarlo, despreciarlo o menoscabarlo. Quienes busquen sus efímeros 15´ de fama aquí, no los encontrarán.

Los contenidos de esta página pueden afectar creencias tradicionalmente aceptadas respecto de cualquier institución, grupo o individuos, tales como el estado, el gobierno, la iglesia, el sindicalismo, las fuerzas armadas, la familia, el capitalismo, el imperialismo, las madres de Plaza de Mayo, la Asociación Argentina de Fútbol, el Ejército de Salvación, la Organización Scoutista Argentina, los homosexuales, los negros, los judíos y los chinos. El acceso a la misma por parte de menores de edad queda librado por lo tanto a la responsabilidad y vigilancia de los señores padres.

jueves, abril 02, 2009

Alfonsín

Ayer tuvimos una gran congoja. Habíamos perdido a una figura de esas que aparecen sólo tres o cuatro en un siglo. Y no sé si no se me va la mano.
Al revés de Menem, a quien todos nagaban votarlo y sin embargo ganaba, debo decir con orgullo que siempre voté a Alfonsín. Celoso de la ética y la lógica (o la coherencia, tan poco usual en política), Crab no podía sino ser fanático de Alfonsín, siempre tan igual, tan fiel a sí mismo.
Hay en su gobierno varias cosas que destacar, sobre todo el juicio a la junta, equiparable al de Nüremberg, y sin otro paralelo a escala mundial. Nunca, que yo sepa, un mandatario elegido democráticamente juzgó y condenó a quienes le entregaron el poder. Generalmente las transferencias de mando están precedidas por compromisos y componendas, en nada de lo cual entró Alfonsín, porque estaban en juego valores fundamentales por los cuales tanto había luchado. No aceptó, y lo hizo saber previamente, la autoamnistía que se decretaron los militares, y que el peronismo sí aceptó.
Puso a la Argentina nuevamente en el mundo, consolidando un prestigio logrado y perdido anteriormente, ayudado por un entonces desconocido Caputo, hoy miembro permanente de la Asamblea Internacional de Derechos Humanos, y subsecretario de la OEA (sabía elegir colaboradores, ¿no?).
En lo social, entre tantas cosas, el divorcio y la patria potestad compartida, y fiel a sus convicciones democráticas, la supresión de toda censura y la total libertad de expresión.
Sus ideas le acarrearon enemigos, claro: la iglesia, los militares y las corporaciones, que terminaron por derrocarlo a través de una conspiración pacífica esta vez, a la que alguna vez el mismo Alfonsín hizo una sobria referencia, porque su ética le impedía pronunciarse sobre hechos que todos sospechamos pero que no podía probar. ¿Menem y Born juntos? ¡Vamos...!
Esto no significa estar de acuerdo con todo lo que hizo. Pero siempre sostengo que hay en el obrar político trasfondos que uno desconoce, y es difícil juzgar nada más que a través de los hechos.
Tuvo sus fallas, en lo económico y en ciertas estrategias políticas, pero comparados con los logros, éstas pasan inadvertidas. Lamentablemente, su gestión coincidió con un ciclo negativo de la economía mundial y el precio de los granos. Si el contexto hubiera sido el de estos últimos años, tendríamos otro país: sin duda no se hubieran derrochado reservas aumentando el gasto público para favorecer a los amigos. ¿Quién imagina, por ejemplo, una pista de aterrizaje en Chascomús para que aterrizara su avión particular?
Pero olvidando todo eso (o recordándolo, quizás), lo voltearon, en un triste y grotezco final, que tanto hizo recordar al de Irigoyen.
Él mismo decía: "la gente me quiere, pero no me vota".
Crab lo quería y lo votaba.

Etiquetas:

2 Comentarios:

A la/s 1:31 p. m., Blogger Patricio Germán Caraballo dijo...

Excelente post.

Saludos

 
A la/s 7:06 p. m., Blogger Mascaró dijo...

Me agrada te haya gustado. Fue escrito desde lo más profundo.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal

Adoos