Mascaró


Alea jacta est

Crab no se responsabiliza por las opiniones vertidas en este blog, que a veces ni siquiera comparte.

No toda la información aquí publicada ha sido debidamente chequeada. Ley 23444.

La idea de este blog es crear un espacio amable y compartir recuerdos, puntos de vista o apreciaciones con gente amiga o en proceso de serlo. Por tal motivo queda prohibido el acceso de energúmenos, cuyos comments serán eliminados. Crab atenderá y contestará por línea directa (ver Perfil) a todos los que quieran insultarlo, amenazarlo, amedrentarlo, despreciarlo o menoscabarlo. Quienes busquen sus efímeros 15´ de fama aquí, no los encontrarán.

Los contenidos de esta página pueden afectar creencias tradicionalmente aceptadas respecto de cualquier institución, grupo o individuos, tales como el estado, el gobierno, la iglesia, el sindicalismo, las fuerzas armadas, la familia, el capitalismo, el imperialismo, las madres de Plaza de Mayo, la Asociación Argentina de Fútbol, el Ejército de Salvación, la Organización Scoutista Argentina, los homosexuales, los negros, los judíos y los chinos. El acceso a la misma por parte de menores de edad queda librado por lo tanto a la responsabilidad y vigilancia de los señores padres.

domingo, septiembre 02, 2007

La curiosa historia del Edificio Kavanagh

La increíble historia del Edificio Kavanagh, el edificio que nació por el despecho de una mujer

¿Puede el mal de amores llegar a la arquitectura? ¿Es cierto que el que fuera el mayor edificio de Sudamérica nació de una revancha sentimental?

Aquí la historia del " Kavanagh", la construcción del barrio de Retiro que condensa el despecho y amor propio de una legendaria mujer.
Ubicado en la intersección de Florida y San Martín, su imagen jamás puede pasar inadvertida entre los paseantes. Pero sí la historia que se esconde detrás de esa mole escalonada de estilo racionalista.
En la década del 30, Corina Kavanagh era una hermosa y decidida mujer. Proveniente de una familia enriquecida, llamados despectivamente "nuevos ricos", por su sangre no corría linaje patricio pero sí ansias
de trascender. Cuentan que por aquellos años la mujer sostenía una historia de amor con un joven de alta alcurnia, hijo de Mercedes Castellanos de Anchorena, que se oponía tajantemente a la relación y logró
hacer que terminara.
Dolida, humillada y decidida a tomar revancha, Corina elaboró una venganza sin sangre... pero con ladrillos. Nacía el Kavanagh.
Nada desvelaba más a los Anchorena, sus rivales, que la construcción de la Basílica del Santísimo Sacramento, hoy un templo abierto a la comunidad pero por aquellos años realizado a pedido de la familia para que se convirtiera en el sepulcro familiar. La familia vivía en el palacete que hoy es la Cancillería, justo del otro lado de la Plaza San Martín.
Pero la intención de la matriarca de los Anchorena era comprar un lote vacío que había justo frente a la iglesia, para construir su nueva mansión y que la parroquia quedara así anexada.
Pardójicamente, si hoy alguien quiere mirar de frente la actual basílica del Santísimo Sacramento, debe pararse en el pasaje "Corina Kavanagh"
Dispuesta a golpear donde más duele, cuentan que Corina Kavanagh redobló la apuesta y tras comprar el solar, ordenó al estudio de los arquitectos Sánchez, Lagos y de La Torre (célebre en la época) la construcción de un gran edificio con una sola intención: tapar completamente la visual de la iglesia desde muchos ángulos. Pero, y
principalmente, desde los ventanales de la mansión de los Anchorena.
El terreno donde hoy se sitúa el Kavanagh pertenecía al hotel Plaza y, según el mito urbano, la mujer aprovechó un viaje de su archienemiga Anchorena para adelantarse a la compra del lugar.
Para lograr su cometido, la mujer vendió tres estancias que poseía en Venado Tuerto. Tan sólo 14 meses demoró el levantamiento del edificio (entre el 1934 y el 1936), mole que, entre otros récords, ostenta
el de haber poseído el primer aire acondicionado central de la Argentina.
Su forma escalonada, además de seguir un estilo racionalista, responde también a las restricciones del Código de Edificación de entonces, que fue limitando su tamaño original.
Cuenta con 33 pisos y 113 departamentos de lujo (todos completamente distintos entre sí) donde, entre otras personalidades, viven el ex Ministro de Economía José Alfredo Martínez de Hoz, Joaquín MoralesSolá y la diputada Alicia Castro. Con 3 ascensores, 5 entradas independientes, 5 escaleras, locales en la planta baja y
estacionamiento, resultó una verdadera novedad para la época, sorprendida por el inmenso lugar que se nutría de una pileta, talleres de lavado y planchado, cámara frigorífica para pieles y alfombras, sistema
telefónico central y depósitos de seguridad.
El objetivo fue estrictamente cumplido: hoy, desde el único lugar donde se puede ver la iglesia es el pasaje que corre el hotel Plaza y la torre, que se llama... Corina Kavanagh.
Aún hoy no cuenta con portero eléctrico y hay que anunciarse como en un hotel.

Etiquetas:

5 Comentarios:

A la/s 5:53 p. m., Blogger Estrella dijo...

Mirá vos, crab, no sabía esto. ¿Es mito o pura realidad? Lo tendré en cuenta la próxima vez que pase por ahí.

 
A la/s 7:53 p. m., Blogger Crab dijo...

No, Estrella, es cierto. Puede ser que sólo algunos detalles no sean rigurosamente exactos

 
A la/s 6:17 p. m., Anonymous Anónimo dijo...

ahora esas dos familias siguen existiendo?

 
A la/s 7:30 p. m., Blogger Crab dijo...

Los Anchorena sì, y por largo tiempo, parece.
En cuanto a los Kavanagh quedan, pero no tantos. Considerar que el edificio se construyó en 1934, y Corina tenía 35 años.

 
A la/s 2:08 p. m., Anonymous Anónimo dijo...

Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal

Adoos