Mascaró


Alea jacta est

Crab no se responsabiliza por las opiniones vertidas en este blog, que a veces ni siquiera comparte.

No toda la información aquí publicada ha sido debidamente chequeada. Ley 23444.

La idea de este blog es crear un espacio amable y compartir recuerdos, puntos de vista o apreciaciones con gente amiga o en proceso de serlo. Por tal motivo queda prohibido el acceso de energúmenos, cuyos comments serán eliminados. Crab atenderá y contestará por línea directa (ver Perfil) a todos los que quieran insultarlo, amenazarlo, amedrentarlo, despreciarlo o menoscabarlo. Quienes busquen sus efímeros 15´ de fama aquí, no los encontrarán.

Los contenidos de esta página pueden afectar creencias tradicionalmente aceptadas respecto de cualquier institución, grupo o individuos, tales como el estado, el gobierno, la iglesia, el sindicalismo, las fuerzas armadas, la familia, el capitalismo, el imperialismo, las madres de Plaza de Mayo, la Asociación Argentina de Fútbol, el Ejército de Salvación, la Organización Scoutista Argentina, los homosexuales, los negros, los judíos y los chinos. El acceso a la misma por parte de menores de edad queda librado por lo tanto a la responsabilidad y vigilancia de los señores padres.

martes, junio 16, 2009

Algunos héroes necesitan también destacarse por sus cualidades.


Simón Kuper, un editorialista de Financial Time y La Nación que conoce mucho de deportes, y además escribe muy bien, comenta acerca de los sonados pases de Kaka y Ronaldo, y hace una semblanza de ambos.
El propósito de su nota es algo que muchas veces nos hemos planteado: si sólo cuenta ser un buen deportista, o si es tanto o más importante ser una buena persona. Y da ejemplos de unos y otros casos en deportistas famosos. Y señala -así como otros comentaristas con quienes trató el tema- que lo que persiste en el tiempo, cuando uno recuerda la entrevista que hizo a uno u otro deportista, es la amabilidad con la que fue atendido. Y las preguntas que se hacen entre ellos, cuando recuerdan sus entrevistas a famosos, no es "qué cosas dijo", sino "qué tal persona es". A veces la respuesta es deprimente.
Entre los deportistas famosos amables, destaca a Kaká y a Messi, capaces de hacer sentir cómodo al cronista, de preocuparse por el largo viaje que tuvieron que hacer para entrevistarlos, y delicadezas de ese tipo.
Entre los poco amables a Beckhan, que tuvo a un cronista y un fotógrafo esperando tres horas, y mandó luego a un secretario, que les dijo: "Ya se fue: hoy no los va a poder atender", y después de un largo rato, lo vieron partir raudo con su coche sport por una puerta lateral del estadio.
Otro desagradable es precisamente Ronaldo, de quien se ha dicho que es un vanidoso bebé llorón, con una personalidad diminuta, que juega en la cancha sin una sonrisa, y parece pensar aterrado qué cruel destino lo arrojó en ese equipo del Manchester United poblado de incompetentes.
Esos son -concluye- los héroes de nuestro tiempo. Cuando pensemos en ellos en el 2039, recordaremos no sus trofeos y hazañas, sino sus enteras personalidades. Para citar el poema de Grantland Rice:

For when the One Great Scorer comes
To write against your name,
He marks - not that you won or lost
But how you played the Game.

(Porque cuando llegue el "Gran Árbitro"
Para escudriñar sobre tu vida
Reparará, no en si ganaste o perdiste
Sino en cómo jugaste el Juego).

Apuesto a que no es el poema favorito de Ronaldo.

Etiquetas:

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal

Adoos