Mascaró


Alea jacta est

Crab no se responsabiliza por las opiniones vertidas en este blog, que a veces ni siquiera comparte.

No toda la información aquí publicada ha sido debidamente chequeada. Ley 23444.

La idea de este blog es crear un espacio amable y compartir recuerdos, puntos de vista o apreciaciones con gente amiga o en proceso de serlo. Por tal motivo queda prohibido el acceso de energúmenos, cuyos comments serán eliminados. Crab atenderá y contestará por línea directa (ver Perfil) a todos los que quieran insultarlo, amenazarlo, amedrentarlo, despreciarlo o menoscabarlo. Quienes busquen sus efímeros 15´ de fama aquí, no los encontrarán.

Los contenidos de esta página pueden afectar creencias tradicionalmente aceptadas respecto de cualquier institución, grupo o individuos, tales como el estado, el gobierno, la iglesia, el sindicalismo, las fuerzas armadas, la familia, el capitalismo, el imperialismo, las madres de Plaza de Mayo, la Asociación Argentina de Fútbol, el Ejército de Salvación, la Organización Scoutista Argentina, los homosexuales, los negros, los judíos y los chinos. El acceso a la misma por parte de menores de edad queda librado por lo tanto a la responsabilidad y vigilancia de los señores padres.

domingo, julio 20, 2008

La droga en el deporte

Celebramos el segundo triunfo de Del Potro en torneos internacionales.
Aunque Crab es un tanto escéptico. ¡Hay tantos tenistas argentinos que salen de repente del pelotón, ganan unos cuantos torneos (hasta Roland Garros) y luego se pierden más allá del cien del ranking, para nunca más volver!..
Cuando era joven (más joven) Crab hacía muchos deportes. La droga (los "estimulantes"), eran entonces algo casi desconocido, que se usaban más que nada en el ciclismo, justamente el deporte que practicaba Crab (pero como velocista: la dogra se usaba para pruebas de aliento).
Él presenció en carreras que se corrían en lo que era entonces el circuito KDT -que después Menem le regaló a sus amigos, y se convirtió en el Club de Amigos-, cómo ciclistas de renombre quedaban tirados desmayados a un costado de la pista (la droga permite utilizar las últimas reservas, aquellas que la persona normal no utiliza porque el cansancio dice basta).
Crab recuerda que había en TV un maravilloso programa de deportes, que se titulaba "Les coulisses de l'exploit" ("Los entretelones del éxito"), que iba todos los sábados por la tarde en el único canal, el 7, que mostró una vez el Tour de France, y cómo los ciclistas quedaban tirados "a la vera del camino" -como diría Roberto Carlos-, agotados hasta más allá de todo esfuerzo posible.
Ahora, 40 o 50 años después, vemos que el Tour sigue luchando contra el enemigo y la tentación invencible. Lo que pasa es que, hay que reconocerlo, el Tour (tanto el de Francia como el de Italia) es una exigencia para superhombres.
Pero, desgraciadamente, la droga se ha extendido prácticamente a todos los deportes.
Incluso algún tenista argentino lo ha dicho: "vos ves que de repente un tipo casi desconocido las corre y las agarra todas, no importa dónde se las tires. Y pensás: ya lo voy a cansar. Pero nada, sigue y sigue durante todo el partido. Y entonces te preguntás: ¿cómo hace?, éste no es el XX que conozco".
Confesemos: de poco consuelo le sirve al que entrena y entrena para llegar honestamente, si sabe que lucha con un enemigo invencible. Finalmente, es posible que tira al diablo todos sus principios y se diga: "voy a ganar, aunque sea una vez".
El dinero todo lo puede.

Etiquetas:

2 Comentarios:

A la/s 7:03 p. m., Anonymous Alexia dijo...

La vida es una telaraña. Cervantes, Shakespeare, septiembre, francés, portugués, tenis, cáncer, sólo faltaría que cumplas años en la primer semana de julio.
Lo siento, es solo curiosidad, en que fecha cumplís años? No es necesario que respondas, solo pasé...
Saludos.

 
A la/s 4:40 p. m., Blogger Leila dijo...

Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal

Adoos